ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Al Sr. Ministro Peña


@|Se suele decir que la oposición sabe poner “palos en las ruedas”, pero no se le cae ni una idea. Ideas y acciones son dos actos consecutivos y muy emparentados.

El Sr. Presidente nos sorprendió con el “dato” de que están adelantados los estudios y llamados a licitación de la desalinización de aguas brutas del Río de la Plata, para reforzar el abastecimiento de agua potable al área metropolitana, seriamente comprometido por las conocidas deficiencias de la cuenta del Río Santa Lucía.

Con posterioridad, el Sr. Ministro lo confirmó en declaraciones televisivas, augurando un importante paso de su Ministerio de Medio Ambiente.
Quienes saben más del problema, cuyas inquietudes han planteado una decena de años atrás, sostienen que el vertedero de una sopa de químicos y bacterias (EC), no sólo alterará la calidad de las aguas comunes a ambos países, sino que afectará la fauna ictícola, y ahora, por si fuera poco, desde allí mismo tomaremos agua para su “desalinización”.

Desalinización – de nuestra parte - es una cosa y un correcto tratamiento de los efluentes contaminantes de Buenos Aires, es otra muy distinta.

Se sostiene en la prensa que una potabilización adecuada en la vecina orilla sería muy “costosa” y el Banco Mundial ya habría otorgado suficiente crédito, con imposible ampliación, para que los vecinos cumplieran cabalmente con el cuidado de las aguas compartidas.

No sabemos a cabalidad las gestiones que Uruguay trataría de realizar para salvar una muy lamentable omisión de gobiernos anteriores, que ignoraron o desestimaron (¿?) un estudio profundo descalificado por el Gobierno Federal y la correspondiente oposición, incluso en Tribunales Internacionales, como Argentina ya lo supo hacer cuando la instalación de las papeleras del Río Uruguay.

Las gestiones que no se han realizado en tiempo y forma corren en nuestra contra, y cada día que pase el problema se agravará y los perjudicados seremos las habitantes de este sufrido Uruguay.

No se pretenden milagros, a las ideas debe seguir la acción inmediata, rápida y efectiva. No existen manifestaciones públicas que informen debidamente. Recurrimos al viejo título radial: “El Pueblo quiere saber”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas