ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Mides, ¿incapacidad, irresponsabilidad o complicidad?


@| “Un testigo en Fiscalía: ‘En el Mides se despilfarraba la plata’. Indagan compras superpuestas o innecesarias y desaparición de objetos tras recambios”. (El País 07.11.2021).

Nada más elocuente que el título del diario El País del domingo 7/11, que reproducimos, pero lo asombrosamente inaceptable, es lo que informa -detalladamente- el artículo que le precede.

Se revelan situaciones administrativas, en relación al uso de fondos públicos en el pasado período de gobierno, para distintos programas del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), que sobrepasan lo que podría ser una mala administración de recursos, para sumergirse en algo más que: “hechos con apariencia delictiva”.

Si para muestra basta un botón, hay varios en el mencionado artículo; veamos el caso de compras de pañales para bebés prematuros, que se inscriben-a nuestro juicio- en la calificación que dio un testigo ante el fiscal como: “compras innecesarias”.

En efecto, en el año 2017, a solicitud del programa Uruguay Crece Contigo, el Mides adquirió 2.000 pañales para bebés prematuros, en el año 2018: 38.400 y en el año 2019: 36.640.

Podría suponerse que la primera compra fue por error, porque el Mides, no atiende a esa población, pero basándonos en aquél dicho “piensa mal y acertarás”, creemos que fue un “globo de ensayo” en el sentido de - si no pasaba- se trató de un error y si pasaba (se aprobaba la compra), vendrían, como sucedió, las otras compras.

Así, en el año 2019 -informa el artículo- en el Pereira Rossell nacieron 960 niños prematuros.

Todos los funcionarios públicos tienen obligaciones, algunas específicas según su función.

En el caso de los Ministros de Estado, por el solo hecho de serlo, tienen amplias facultades administrativas que conllevan gran responsabilidad. La Constitución de la República en su artículo 179 establece: “El Ministro o los ministros, serán responsables de los decretos y órdenes que firmen o expidan…”. En cuanto a sus atribuciones, se dispone, -constitucionalmente- entre otras: “Vigilar la gestión administrativa y adoptar las medidas adecuadas para que se efectúe debidamente e imponer penas disciplinarias” (Artículo 181-6º).

Es obvio que, desde el Presidente de la República, todos los altos funcionarios deben- bajo firma- actuar diariamente sobre varios expedientes. En algún caso, pueden delegar la función. También dependen de funcionarios de su confianza, que le informan verbalmente-previo a su aprobación (firma)- de qué se trata, de otro modo pasarían horas informándose y leyendo. Lo que sí es indiscutible que, delegue o no, Presidente o Ministro es el primer y último responsable de toda decisión ejecutiva.

Sin duda, un asunto de compra directa o no, dentro de lo establecido por la ley, debe pasar por varias instancias o mandos, dejando constancia de ello y, si fuere del caso, opinar, aconsejar, etc. hasta su aprobación o rechazo.

Por eso pensamos que en este caso particular (que reiteramos, no está la compra de pañales para bebés prematuros, dentro de las funciones del Mides o del programa Uruguay Crece Contigo de dicha Secretaría), debe actuarse con todo el rigor de la ley.

También nos queda la duda de que si se hubiera mantenido el gobierno del Frente Amplio, cosa que daban por descontado sus principales actores, este tipo de situaciones tomarían estado público o al decir de Mujica: “difícil que el chancho chifle”.

Así las cosas, cada quien calificará -según su parecer- esta situación, como otras que se informan en el artículo citado, como: irresponsabilidad, incapacidad o complicidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas