ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Memoria ROM


@|Este es una recurso que evidentemente es muy limitado en filas del FA.

En este caso sólo nos referiremos a lo que tiene que ver con los medios de transporte aéreo.

Para comenzar, veamos la definición: “El transporte aéreo o transporte por avión es el servicio de trasladar de un lugar a otro, pasajeros o cargamento, mediante la utilización de aeronaves”.

En lo que va del presente siglo, el Uruguay ha tenido disímiles experiencias con respecto a la compra de aviones de transporte.

Tal es así que una empresa estatal denominada Primeras Líneas Uruguayas de Navegación Aérea (Pluna) fue privatizada en el primer gobierno del FA.

Como la empresa privada adquirente necesitaba de aviones de transporte para cumplir con su cometido, compró 7 CRJ 900 a la canadiense Bombardier a razón de veintinueve millones de dólares cada uno. Esto fue a principios de 2010 y dado que los vendedores vieron que el patrimonio de la compradora privada no era el adecuado, solicitó un “avalista”, que el gobierno de la época prestó gustosamente.

Aquí tenemos que detenernos para analizar cuál era el sentido de llevar a cabo este negocio:

1- Se estaba garantizando a una empresa privada, propiedad de extranjeros, y de la que no se tenía ni el control accionario ni el gerenciamiento por doscientos tres millones de dólares de hace más de diez años, lo que en términos reales actuales serían unos doscientos cincuenta millones de dólares, o sea unos 35 millones de dólares cada avión.

2- El Estado creó Pluna Ente Autónomo para quedarse con los empleados que la empresa no absorbió, con lo cual se creó otro centro de pérdidas endémicas.

3- No recuerdo a ningún diputado del FA planteándose la oportunidad de la garantía a favor de Pluna S.A. ni de la utilización de fondos públicos para ese propósito y que determinaron una pérdida colosal cuando hubo que liquidar a esta empresa privada y hacerse cargo de los avales.

Si se hubiera tenido el mismo celo que ahora se plantea ante la compra de los aviones Hércules usados, quizás ahora hubiéramos podido adquirir dos 0 km, cuyo costo unitario es de sesenta y dos millones de dólares, que con seguridad tendrían una mucho mejor aviónica y menor gasto de combustible, que tanto le preocupaba al diputado interpelante.

Ah!, a propósito, ¿se preocupó del mismo modo sobre el avión presidencial que se compró en la anterior administración?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas