ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Medio ambiente


*|El Ministerio Federal del Medio Ambiente de Alemania, en su libro “Política del Medio Ambiente en Alemania” dice: “El marcado aumento de la población mundial y la creciente escasez de los recursos naturales y el consiguiente empeoramiento de la situación de las cargas ecológicas, ponen de manifiesto que la supervivencia en el planeta tierra hacen imprescindible el tratamiento cauteloso de los fundamentos naturales vitales”.

En la República Federal de Alemania se están adoptando desde hace años medidas de política de medio ambiente coherente. El consiguiente nivel de protección del medio ambiente ahora redunda en beneficio de la economía nacional: garantiza 600.000 puestos de trabajo; el volumen del mercado de técnicas de medio ambiente se estima en 40.000 millones de DM; se realizan tasas de crecimiento anuales entre 6 y el 8%.

El Uruguay podría aplicar una política similar, obligando a autobuses, camiones, taxis y automóviles particulares a no lanzar las cortinas de humos y hollines con que hoy nos inundan.

No es imposible, se puede hacer; falta que se quiera hacer.

Si el Estado, ya sea por intermedio de la IMM o por el Ministerio de Vivienda Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente lograran que todos los vehículos con motores de combustión interna funcionaran correctamente, no sería necesario importar tantos barriles de petróleo.
El Estado uruguayo podría ahorrar grandes sumas de dinero al gastar menos combustible.

¿Por qué un automóvil, ómnibus, camión, tractor, etc. tiene que gastar 10 litros de combustible para recorrer 100 kilómetros, si puede hacer el mismo recorrido, porque ha sido diseñado para ello, con 7 litros por ejemplo?
Cuando todos los vehículos consuman lo que deben consumir, no como ahora, el Estado habrá empezado a ahorrar y habrá comenzado a generar puestos de trabajo.

Cuando el vehículo llega a realizar el chequeo de frenos, tren delantero, luces, etc. que también se haga el control de humos y hollines.
Posiblemente para la comuna capitalina esto no sea buen negocio; porque si se le prohibe circular por no estar en condiciones, dejaría de percibir la correspondiente patente.

Es una forma de dejar de recaudar y quizás por eso no se controlan los humos y hollines.

Quizás y sólo quizás para la comuna sea más importante recaudar que solucionar el problema.

¡Aunque la sociedad se enferme con gases tóxicos!

Pero a no alarmarse; vamos a entregar a la comuna una posible solución del problema. Se puede empezar a controlar humos y hollines cuando se hace el “computest”. Al realizar el examen se le entrega un certificado como que está en condiciones para circular o necesita un reacondicionamiento. Al poseer este certificado como que tiene que corregir el exceso de humo, lo habilitaría a solicitar un préstamo en el Banco República u otra institución a fin de corregir el exceso de humo y dejar su vehículo en condiciones de circular.

Una de las instituciones de préstamos podría ser el Banco de Seguros del Estado, el BROU, el Hipotecario, etc. Dicho préstamo sería a un plazo razonable y a un interés razonable, puesto que persigue un fin social, como el de bajar la polución ambiental. Al bajar la polución habría menos enfermos, con lo cual el Estado, por medio del MSP, estaría bajando su presupuesto.

Reiteramos, siempre se puede; falta que se quiera hacer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas