ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Lula en prisión

La postura del Pit Cnt


@| Desde el domingo Lula está preso. Luego de la última votación del Supremo Tribunal de Justicia de Brasil donde fue rechazado el pedido de sus abogados para mantenerlo en libertad hasta que finalizaran las instancias de apelación, el juez Sergio Moro dictaminó que fuera detenido y conducido a la prisión de Curitiba. Quizá por tratarse de un ex presidente, también en ese dictamen se determinan condiciones especiales en su reclusión. Dado el gran impacto social que todo esto ha producido en Brasil, la policía federal, con el fin de evitar actos violentos, negoció la entrega de Lula y todo transcurrió sin hechos que lamentar. 

Ayer en San José el Presidente Vázquez manifestó que tradicionalmente Uruguay no se inmiscuye en problemas internos de otros países y está bien. Bastante nos molesta cuando se involucran en nuestros temas y enseguida saltamos a condenar a quienes lo hagan. 

Pero parece que algunos no opinan igual y siempre dan la nota. Y una cosa es dar una opinión en forma personal, acertada o no, discutible o no, y otra es cuando, pese a no hablar en nombre del país, son representantes de un amplio grupo social. Y aquí deberíamos exceptuar a los partidos políticos pues justamente éstos hacen política y pueden hablar de política. Pero quien debería callarse la boca es el Pit Cnt. Esta institución representa a miles de trabajadores de todos los partidos políticos, de todas las ideologías, de todas las religiones, de todos los géneros, ya que nuestra sociedad tiene, por suerte, libertad de ideas y respeto por las mismas. No es la primera vez que los dirigentes sindicales expresan sus ideas como si fueran las de todos nosotros y eso está mal.

En primer lugar la Central Obrera no debe incluir temas políticos en su actuación. Su función es otra y bien clara: actuar en defensa de los trabajadores. Y no me vengan con que se está atacando a la democracia, los brasileños son bastante grandecitos para que le digamos que hacer y aún no hay pruebas de peligro democrático, como si ocurre en Venezuela hasta el hartazgo. 

Los dichos expresados por los señores Pereyra y Abdala rechinan en los oídos de muchos uruguayos. Para quienes son de izquierda quizá suenen como una sinfonía pero para quienes son de derecha desentonan. Y quienes no somos ni de izquierda ni de derecha suena a intromisión indebida. Ya en tiempo de los K en Argentina, con Maduro en Venezuela, con Evo en Bolivia, con Dilma en Brasil, han enarbolados banderas del Partido Comunista y no de los trabajadores. Ellos pregonan la defensa de la democracia, la lucha contra la derecha, que es la culpable de todos los males, y olvidan que el Pit Cnt no es la plataforma de los “camaradas”, sino la Central Obrera de todos los trabajadores uruguayos. Realizan paros y marchas contra golpistas fantasmales, contra multinacionales y contra el Imperio. Sin embargo nada dicen cuando existen abusos de políticos de su simpatía, y está bien que no lo hagan, pero siempre y cuando sea por no intervenir en asuntos de otros países, pero no lo hacen pues son de su simpatía política.  

La ceguera de la dirigencia sindical los afecta hace tiempo. Las compulsas de opinión desacreditan al Pit Cnt desde hace tiempo pero ellos miran para otro lado. Aclaremos que, específicamente en el caso Lula, no sabemos quien realmente dice la verdad, si la justicia actúa en forma independiente o no. Hay cerca de un 40% de la población brasileña que condena las actuaciones contra Lula pero también hay un 60% que no. 

No hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a vos, dice el refrán. ¿Qué dirían estos dirigentes si otros países opinaran sobre las actuaciones de nuestra justicia en los últimos casos de transparencia que nos afectaron?
Va siendo hora que la Central Sindical se dedique a los suyos y haga caso de un consejo que da uno de sus grandes defensores, José Mujica: “zapatero a sus zapatos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º