ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

A la Sra. Lucía Topolansky


@|El ex presidente Luis Ignacio Lula da Silva fue procesado en base a pruebas irrefutables, que aportó su propio correligionario Antonio Palocci (ex Ministro de Economía del gobierno del PT); así como también los poderosos dueños de las constructoras OAS, Leo Pinheiro y Odebrecht y Marcelo Odebrecht. Ambos, presentaron pruebas contundentes.

No copie de los brasileños pseudointelectuales (que no son parte del pueblo brasileño más humilde) las mentiras que quieren diseminar.

Lamentablemente, Lula es culpable al igual que grandes empresarios poderosísimos que proveen al Estado en Brasil, es decir la elite que tanto Lula y sus secuaces critican. Él ha sido siempre gran amigo de esa elite a la cual se sumó y favoreció. Es una pena, pues Lula tenía la capacidad de mejorar el país y lo mejoró algo hasta que tuvo la pésima idea de nombrar a Dilma Rousseff como su sucesora. Esta mujer fundió al Brasil. ¿Ud sabe cuántas personas perdieron el empleo durante su gobierno? Entre ellas, miles y miles de trabajadores de Petrobras y de constructoras. 

Por favor, no mezcle la intervención militar en la seguridad en Río de Janeiro con las palabras del General Villasboas, es un tema diferente. A los militares los llamaron para mitigar la violencia y hasta ahora no lo han conseguido puesto que no los dejan actuar con el rigor necesario.
Fíjese que no estoy defendiendo al gobierno actual que, en términos de corrupción, se lo puede comparar al PT. 

Se trata de décadas de robo continuo y abuso de poder contra el Estado y su población trabajadora y sufrida. Por eso un grupo de fiscales de Curitiba decidió investigar a fondo y sacar a luz tanta inmoralidad. Cayeron y va a seguir cayendo gente de izquierda y de derecha.  

Hoy en día, están presos poderosos políticos, no solo del PT y empresarios. Para que Ud. vea lo democrático que es el proceso, hay una cola grande de otros políticos, incluso de partidos de derecha que también serán juzgados.
No se preocupe con lo que pasa en Brasil, aquí se están dando pasos muy importantes para reducir la impunidad, a no ser que en Uruguay también haya casos de corrupción y su gobierno desee acabar con ella y esté buscando un juez como Sergio Moro. Quien sabe, si Ud. lo llama quizá él la podría asesorar. 

Soy una uruguaya que reside en Brasil desde 1976.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas