Publicidad

Los niños del orfanato

@|Hace unos años, los niños de un orfanato robaron un banco y para su desgracia fueron descubiertos. La necesidad de fondos los motivó a hacer algo impensado hasta ese momento.

El caso fue notorio y fueron muchos los que los defendieron...

Pobres niños, no tenían para comer, el robo no fue muy grande, son niños, etc.

Pero la verdad es que robar está mal, no importan las circunstancias; un robo es un robo y debe ser penado. No puede ser defendido de ninguna forma y bajo ninguna bandera.

Hoy la pandemia nos golpea como padres y las reglas deben ser claras acá también. No podemos justificar fiestas de ningún tipo, el protocolo es claro.
Yo tomé la decisión correcta, no dejé ir a mi hijo a una fiesta de fin de curso y finalmente, la decisión incorrecta de otros padres hace que la mía no tenga justificación alguna. El doble discurso de muchos hizo que me quedara sin argumentos ensayando justificaciones.

Escribo esto con un dolor inmenso en el alma. Sé que estuve bien; en mi ser estoy convencido, pero una buena decisión muchas veces duele y no todos tienen el valor de pensar y accionar en ese sentido.

La gente se embandera de distintas posiciones y cuando pensás que estás espalda con espalda para defenderla, te encontrás que todo eso que se defiende y se publica en las redes en realidad no es más que una cáscara que los rodea. Aún sigo con el dolor de haber tomado la decisión correcta.
Este ensayo es para mi hijo - fueron mis argumentos. Las charlas han sido claras y sus frutos de la mejor calidad posible.

Ser niños del orfanato no está mal, pero no nos libra de nuestras responsabilidades.

Igual responsabilidad nos cabe como padres.

Publicidad

Publicidad