ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

La libre expresión: fundamento de la democracia


@|Fabio Porchat (Lucifer) y Gregorio Duvivier (Jesús) son los protagonistas del corto video “La primera tentación de Cristo”, realizado por la productora “Porta dos Fundos” (de Río de Janeiro), que hace parte de una serie de cortometrajes donde parodian historias bíblicas. En este caso, Jesús vuelve de sus 40 días y noches en el desierto junto a Orlando, a quien conoció en un oasis. Desde hace unos años, estos trabajos audiovisuales son exhibidos por Internet y, recientemente, en plataformas de videos en línea por televisión.

La línea de estos episodios es la misma: buscar divertir, entretener y reírse, teniendo como contexto personajes bíblicos de la talla de Noé, Abraham, Moisés, José, María, Jesús, y hasta el propio Dios, de barba blanca.
De cierta forma visualizamos lo que muchas veces leímos o escuchamos en iglesias, claro que de manera burlesca, y revivido por cómicos graciosos. “La primera tentación de Cristo” dura unos 45 minutos y sigue, como en las anteriores cintas, el principio de hacer reír a través de chistes y situaciones cómicas, sin pretender, creo yo, infundir en los espectadores un cambio en sus creencias religiosas.

Estas historias están tan fijas en nuestra imaginación colectiva que en nada serán alteradas como lo demuestran algunas investigaciones del área de la psicología.

Parece inentendible porqué atacaron hace poco a la productora e intentaron censurar a estos artistas del humor. ¿Por qué no lo hicieron antes?

Bueno, aparentemente “ciertos grupos conservadores” actualmente se sienten a sus anchas para hacer estas fechorías. Antiguamente no encontraban el respaldo social que encuentran hoy en día.

La libre expresión aporta su granito de arena para solidificar la democracia, porque en cierta forma refleja aspectos humanos que ayudan a la composición y entendimiento del complejo crisol social.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas