ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Libertades en épocas de pandemia


@|La inusual emergencia sanitaria que ha afectado en mayor o menor medida al mundo, y por cierto a nuestro país, nos lleva a reflexionar sobre el alcance de las libertades civiles, tan caras para todos y en especial para los hijos de este suelo.

Porque con la justificación de adoptar medidas para defender la “salud pública”, la tentación totalitaria acecha y muchos gobernantes “muestran su hilacha”, más afectos a prohibir y limitar, que a buscar equilibrios que apunten a lograr la responsabilidad social y el voluntario acatamiento de las medidas sugeridas para enfrentarla.

Felizmente, mientras miembros del gobierno anterior clamaban por la cuarentena obligatoria total (y hoy manifiestan que no lo hicieron), el gobierno recién estrenado, apostó por la cuarentena voluntaria.

Hizo un llamado a la consciencia social, convocó a expertos, y comenzó, paso a paso, a generar el reinicio de actividades presenciales, pues según los especialistas, se habría “aplanado la curva” sin que el sistema sanitario se viera superado por la enfermedad.

Ello indica que, la gran mayoría de la población, ha tomado los cuidados sugeridos como suyos y su responsabilidad ha sido la protagonista estelar en la favorable evolución de esta situación. Pues a nadie escapa el gran golpe que afectará a nuestra sociedad en su conjunto. Tanto por las consecuencias psíquicas del aislamiento, como por la afectación del sistema previsional, el empleo y las actividades productivas.

Pero debemos estar atentos -más que nunca en estos días- con el avance de las tecnologías que pretenden aplicarse para recabar información y datos personales (se retendría fecha, lugar y habilitaría la notificación personal, sujeción a cuarentena y a exámenes clínicos) que desde nuestro teléfono móvil nos indicaría si tuvimos “exposición al Covid19, o si alguien cerca nuestro haya dado positivo en el test de este virus”.

El proyecto local de instrumentar esta “aplicación” de alta tecnología, haría converger aspectos vinculados a la seguridad informática, viabilidad técnica e interés epidemiológico, y ello contiene a nuestro entender serios riesgos, que de no estar legalmente regulados, pueden atentar contra nuestras libertades. Las que por cierto, van más allá de la obligatoriedad o no de usar el tapabocas.

Debemos estar atentos. Seríamos al parecer y nuevamente, una especie de “laboratorio” o parte de un “plan piloto” (¿impulsado por quiénes y con qué intereses?) ante esta contingencia para evaluar aplicación y resultados.
Ello me recuerda la muy infeliz iniciativa del segundo gobierno frentista, que luego de visitar a los magnates Rockefeller y Soros, aceptó se probara en nuestra población y territorio, los efectos de la liberación del cultivo y venta en farmacias de la marihuana, pese a la costosa campaña anti tabaco impulsada en el primero de sus gobiernos.

Estas novedosas “aplicaciones” informáticas pueden significar un claro peligro al ejercicio de nuestro derecho a la libertad, pues nadie nos garantiza donde quedarán registrados estos datos personales de tan alta sensibilidad.

¿Estamos dispuestos a ser nuevamente encasillados en categorías? ¿Los riesgos no serán mayores que los beneficios?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas