ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Las leyes


@|El Parlamento discute y aprueba leyes que después el Ejecutivo determina su vida efectiva y luego, si hace falta, reglamenta lo necesario para hacerlas totalmente efectivas.

Este es el proceso natural que se sigue para la mejor solución de las dificultades por las que atraviesa el país. En esto consiste, básicamente, la democracia representativa. Los representantes de la ciudadanía, elegidos por el voto de los habilitados para hacerlo forman las Cámaras, Diputados o Representantes y Senadores.

Por esta vía es que se aprobó la Ley de Urgente Consideración en el 2020. Fue dada a conocer a fines de enero de ese año, por parte del gobierno que comenzaría en funciones el 1° de Marzo, y luego de presentada en el Parlamento, éste contaba con 45 días, en cada cámara, para considerar su contenido y realizar las modificaciones que estimara convenientes.

Y eso fue lo que ocurrió. Hubo artículos eliminados, otros corregidos y así, con la participación de los 130 legisladores (99 diputados y 30 senadores más la Vice Presidente) resultó aprobada y pasó a ser promulgada por el Ejecutivo.

Ella contiene, en líneas generales, el programa de gobierno conocido como “Compromiso por el País”, que fue acordado por los cinco partidos que se presentaron en la segunda vuelta electoral en apoyo al Dr. Luis Lacalle Pou y a la Esc. Beatriz Argimón.

Por lo tanto, el país conocía sus contenidos y, más aún, lo expresó al votar al actual gobierno. Se demuestra así la falta de verdad que dicen desde la oposición, de que no se conocían sus contenidos y, más aún, que sí tenían respaldo popular. Ese fue el argumento para juntar firmas, para lograr el referéndum que pueda derogarla.

Es muy curioso que sostengan ese argumento quienes no sólo la discutieron sino que, además, muchos de los artículos que pretenden eliminar contaron con sus votos y hasta con parte de su redacción. Sobre ello aún cabe agregar que se recibieron en sesiones previas a la discusión, en sesiones de ambas cámaras, a múltiples delegaciones que solicitaron ser recibidas y por tanto escuchadas sus posiciones, tanto en favor como en contra de sus contenidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas