ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Ley Forestal


@|Grave error. El tema forestal, tarde o temprano, iba a ser seriamente criticado por varios sectores de la sociedad uruguaya; teniendo en cuenta, forzosamente, todo el daño que se viene y se está provocando, digamos, a más de 30 años de aprobada la madre Ley Forestal, con sus modificaciones y ampliaciones, a los que consideramos dentro de la agropecuaria, en vastos grupos. Esa ley matriz y las que le siguieron han devastado al país en lo que dice relación con su tapiz. Lamentablemente, han venido violando enormes superficies que las mismas y citadas leyes establecieron, clara y rotundamente, que no podía soportar ser ubicada en esas zonas, la forestación.

Lo más indignante es que pasaron los años y los responsables públicos del cuidado del medio ambiente fueron los encargados de vigilar directamente, pero nunca “mirar para el costado”, beneficiando, no a pequeños productores que solicitaron plantar unas breves cortinas, sino, lo peor es que lo fueron las grandes transnacionales – por empujes que les hizo el gobierno frenteamplista del señor Mujica - que siguieron su avance durante años, dejándolas de lado y en plena libertad de acción. Digamos que salvajemente violaban el texto claro y contundente de las leyes forestales.

El propio Ingeniero Faroppa, desde la Dirección Forestal, hombre serio y de confianza, también intervino como controlador de lo que rígidamente establecían las leyes forestales, lamentablemente, sin poder lograr lo que correspondía hacer en cada caso concreto. Ni siquiera el Ministerio de Medio Ambiente tuvo una intervención rígida y sólida en la materia.

Los gobiernos colorados (en tres oportunidades), blancos y finalmente, el Frente Amplio durante tres oportunidades (que lograron instalar el establecimiento de dos pasteras gigantescas y ahora, en el comienzo de la tercera), destrozaron a uno de los países más chicos de Sudamérica y del mundo.

Conclusión: sorpresivamente, nada menos que todos los diputados del Frente Amplio, habiendo sido cómplices en sus tres oportunidades (sobre todo en el gobierno del señor Mujica), se juntaron con el sector de Cabildo Abierto - sector integrante de la Coalición de gobierno – y con el diputado del PERI, Ingeniero Agrónomo César Vega, para llevar adelante y aprobar, la que consideramos una “ley salvadora” y apoyada por las tres cuartas partes de la ciudadanía.

Nuestro pueblo y sobre todo el agro en general, deben llevar adelante la dura etapa del Senado, utilizando el mismo grupo – sin el PERI – para poder aprobar, reitero, una excelente ley que viene a establecer un rígido contralor en el caso de existir una prohibición total para ciertos sectores de nuestro suelos. Hasta el presente ha habido por parte de la forestación en general, una inescrupulocidad llevando a cabo una forestación fuera de la ley, para lo que pedimos, a los organismos del Gobierno, no la tala de esos árboles sino una multa anual, de gran magnitud, ejemplar, contra todo tipo de dueño y/o Sociedad Anónima o de cualquier naturaleza.- Además, que se establezca que se disponga de esos dineros para mantener las rutas nacionales y caminos departamentales que deshacen los miles y miles de viajes de camiones que destruyen, sin pudor, lo que tiene que pagar el pueblo en general.

La ley creada y votada en Diputados, merece un fuerte aplauso para los tres sectores intervinientes, sorpresivamente unidos en esta oportunidad, para limpiar, de una buena vez por todas, la salud forestal que beneficie al país.
Finalizando. Le pedimos a nuestro Señor Presidente, a quien votamos y respetamos, que se tome su tiempo para estudiar a fondo el tema de este excelente proyecto de ley y descarte, definitivamente, un supuesto veto, que para nada va a beneficiar su acertada trayectoria y la seguridad para una Coalición de Gobierno libre y sin enfrentamientos.

Mi saludo al Diputado Lust, de Cabildo Abierto, por su alocución en torno al texto de la proyectada ley.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas