ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Juntando firmas

¿Por qué yo no firmo?


@| En primer lugar, considero que la iniciativa de reforma constitucional propuesta por Jorge Larrañaga incluye aspectos de diversa índole. Varios puntos tratan sobre la represión del delito, como el allanamiento nocturno o la presencia militar. Por otra parte, se propone endurecer las penas, incorporando la cadena perpetua. 

Lo presentó de manera impulsiva, buscando un impacto y él evaluará si le causa el efecto esperado, o no. A mi entender, cada una de esas propuestas deben ser examinadas por separado, ya que contienen contenido diverso y algunas personas no están de acuerdo con todas. 

Examinando una por una, las tres con mayor notoriedad (allanamiento nocturno, ayuda militar y cadena perpetua):
- La prohibición del allanamiento nocturno, presente en la Constitución de nuestro país, hace prácticamente dos siglos, debe entenderse como una garantía del individuo. En su momento dicho artículo fue creado como un instrumento que respalde la libertad del individuo; estableciendo que la propiedad es un sagrado inviolable. Y si ese fue el sentido, debe respetarse como tal, no puede modificarse por algo circunstancial como es la delincuencia que padecemos actualmente. Es una garantía del individuo frente al poder. El día de mañana cualquier gobierno de turno decide entrar a tu casa para inspeccionar y se va a encontrar en todo su derecho. Aunque se ponga trabas, que a mi entender leyendo la propuesta son subjetivas, es algo muy peligroso. 

¿Qué se busca contrarrestar con el allanamiento nocturno? Al narcotráfico, mejor dicho las bocas de drogas. 

Considero que ese problema va a permanecer por siempre en aquellos países que no entiendan que hay que liberalizar el comercio las drogas (no hablo de estatizar como se hizo en Uruguay, que el Estado se metió a comerciar marihuana). La diversidad que existe en drogas es importante, combatirlas va a ser imposible. Las drogas más dañinas, como la pasta base, son consecuencia de la prohibición. En lugar de destinar cuantiosos recursos de los contribuyentes para mantener viva una guerra que ya está perdida (combate al narcotráfico), apostaría a liberalizar gran parte del mercado e iniciaría fuertes campañas de concientización desde el Estado sobre el uso problemático de estupefacientes, como sucede en la actualidad con el tabaco y el alcohol. 

- En cuanto a la ayuda militar considero que no es necesario. Comparado con el último gobierno opositor, el gobierno del Frente Amplio gastó cinco veces mas en seguridad y no logró que los ciudadanos tengan cinco veces más seguridad. Lo que falla en la represión son las políticas estratégicas impulsadas por quienes están al frente de la gestión, a los que el presidente se niega a sacar. La única solución que veo, a corto plazo, es ganarles en las urnas, colocar gente idónea que cree un verdadero mapa del delito, elabore estrategias correctas y contrarreste a la delincuencia efectivamente. A lo mejor se necesita legislar si, pero para darle mas garantías a los efectivos policiales. 

- Respecto a la cadena perpetua, lo veo de la misma manera que la pena de muerte, no encuentro mayores diferencias. La única diferencia es que ese condenado de por vida puede generar un efecto negativo desde el establecimiento carcelario que se encuentra, extorsionando a los demás reclusos. Y la otra medida, por tratarse de una pena de muerte, termina con su ciclo de vida (hay casos en los cuales le quitaron la vida a gente inocente por equivocación). La jurisprudencia no cuenta con una esfera de cristal, el Derecho no es una ciencia exacta. Apostaría por cumplir efectivamente con las penas que tenemos y a la prevención del delito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º