ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Las jubilaciones


@| Se lee y escucha con frecuencia que “el pago de las jubilaciones dependen del aporte de los activos”; como si las pasividades fueran solventadas por los actuales cotizantes. Esta falacia evoca la frase de un nefasto personaje que sostenía: “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. Lo difundido ha confundido a la población que termina convencida de tal falsedad.

Cuando un trabajador ha llegado a tener causal jubilatoria configurada (en cualquiera de sus variantes, por haber reunido los requisitos de edad y servicios aportados), la Caja correspondiente ha recibido anticipada y compulsivamente (por pago o descuento), la cuota mensual legalmente establecida, (8% del empleador + 4% del trabajador, o 12% si es independiente), durante los años de ejercicio laboral acordados. Conviene destacar que también hay arbitrarias quitas a lo aportado y un impuesto (IASS).

Si las Cajas presentan problemas de solvencia y sostenibilidad es dable suponer que no contemplaron apropiadamente:
a. los aportes; el que no lo hizo no tiene el mismo derecho que quien lo hizo;
b. los insumos; los egresos no deben ni pueden superar los ingresos;
c. la tasa de reemplazo; la esperanza de vida de las personas se ha prolongado.

También se argumenta erróneamente que en la actual crisis influyen: el género, la estructura demográfica y la automatización de las tareas. Ello se refuta reiterando que:
·las jubilaciones se basan en el principio de la universalidad;
· ya fueron capitalizadas por quienes aportaron;
· a este derecho le corresponde la justa contrapartida de lo que se aportó y descontó, tanto a los empleados de instituciones estatales como de empresas privadas. Quienes no pudieron o no quisieron aportar, independientemente de las causas, tampoco deberían recibir lo que no corresponde.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas