ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Jubilación no obligatoria


@|Hoy día todos opinan, como jugando a la ruleta rusa, sobre el tema de la reforma de la seguridad social en lo que atañe a las jubilaciones, tomando como uno de los principales ejes el tope de edad.

El jubilarse a los 60 años implica una “obligación” que no es del gusto de todas las personas. Es como los que hoy “luchan” para que la bancarización no sea obligatoria. Porque entonces la jubilación debe de serlo.

Entonces, “se me cae una idea”. ¿Por qué poner una edad en la que las personas están obligadas a jubilarse? ¿Por qué no hacer algo “no obligatorio” pero sí penalizable económicamente pero no psicológicamente, como ser empezar a cambiar su validez económica a partir de una edad al continuar en actividad?

A modo de ejemplo, de los 60 a los 65 no se tienen más aumentos de sueldos o jornales, de los 65 a los 70 años, además de no tener aumentos, se tiene una rebaja salarial del 5% y de los 70 años en adelante la rebaja pasa al 10%. Lógicamente esto incluiríaa todos, así como también a los políticos que sigan en actividad después de traspasar esas edades.

¿Qué tan irreal puede ser un plan como éste? Tiene más ventajas que desventajas.

Para las personas, a pesar de que de los 60 a los 65 años no tengan más aumentos salariales, siempre van a cobrar más que lo que cobrarían jubilados. Incluso en las franjas etarias en los que tiene una rebaja de sus salarios. Además, siguen activos sin ser una carga “pesada” para sus empleadores y siguen aportando a la seguridad social.

Para los empleadores el retener experiencia sin que le sea tan oneroso es también favorable. Lógicamente que quien quiera jubilarse a los 60 años, estará en su derecho; pero no será obligatorio, sino que será que a partir de esa edad en que se les configura la opción, sólo eso, una opción.

Hoy día la opción es económicamente mucho más punitiva que la que propongo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas