ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Juan Idiarte Borda


@|El pasado martes 25 de Agosto, se conmemoró un nuevo aniversario del único magnicidio que registra la Historia Nacional.

El 25 de Agosto de 1897, el Presidente de la República, Juan Idiarte Borda, fue ultimado de un balazo por la persona Avelino Arredondo, a la salida de un Te Deum celebrado en la Catedral.

Nuestra histografía ha sido sugestivamente avara con el personaje, a pesar de las circunstancias que rodearon su homicidio.

No existe explicación para ello, como tampoco lo hay para explicar el silencio que rodea la labor de Idiarte Borda como Presidente de la República. Salvo una reciente publicación de Fernando Klein para Planeta, los historiadores han sido sugerentemente omisos en el tratamiento de su figura. Carlos Machado dedica muy pocas páginas al protagonista que nos convoca (Machado Carlos "Historia de los Orientales" paginas 307 y siguientes).

El pasado domingo el suplemento de El País , bajo el titulo "El Castillo Vagabundo", dedicó un extenso informe en torno al inmueble de la familia Idiarte Borda en la Avenida Lezica.

No obstante ello, omitió referirse a la actividad de Idiarte Borda como Presidente. Entre sus obras conviene resaltar que llevó adelante los estudios y proyectos para la construcción del puerto de Montevideo, tuvo importante participación en la fundación de Banco de la República, en la creación de la línea del ferrocarril del Oeste, en el dragado de ríos y arroyos y en la creación del Observatorio Meteorológico del Uruguay y el Instituto de Higiene.

Tuvo activa participación en la creación del Arzobispado de Montevideo, y logró importantes modificaciones en los tratados de 1851 con Brasil, en especial, todo lo referido al pago de la deuda, así como la obtención de la libre navegación en la Laguna Merín y en el Río Yaguarón.

Como corolario final, dos hechos a retener:
1- Avelino Arredondo García, el homicida de Idiarte Borda fue condenado a la pena de 13 años de penitenciaria, sin perjuicio de lo cual en segunda instancia fue puesto en libertad por decisión del jurado, el cual revocó la sentencia de primera instancia, liberándolo en 1902.

2- Apenas conocida la decisión del Tribunal de Alzada, la familia de Idiarte Borda se radicó en la Ciudad de Buenos Aires, no regresando nunca más al país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas