ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Irrespeto a los mayores


@|El día domingo 22, estando en la fila de una de las cajas de un supermercado, presencié un hecho que me indignó.

Delante de mi, había dos o tres personas. La cajera estaba atendiendo a unos clientes y detrás había una persona del sexo femenino de unos 45 años, con gabardina color beige hasta el tobillo y una tabla de surf amarillo, para pasar por la caja.

En determinado momento, la llamaron por teléfono, dejó la tabla encima de la cinta de la caja y se fue, sin decir nada, ante la sorpresa de todos. A pocos minutos, la caja quedó libre y la cajera llamó al siguiente. Entonces, un señor de entre 65 a 68 años, pasó con su carro y puso la mercadería en la cinta. Cuando ya casi toda estaba puesta, llegó la que se había ido, recriminándole a viva voz, que ella estaba ahí. Él, muy educadamente, le hizo ver que se había ido y que él tenía casi toda la mercadería sobre la cinta, que ya había comenzado a ser pasada por la cajera. Ella gritó que él tenía más de veinte artículos y ella solo dos. El señor volvió a explicar. Entonces ella, al no encontrar otro “argumento” que hiciera primar su autoritarismo y mala educación, le dijo, a voz en cuello “así estamos, con estos viejos que no tienen nada que hacer, estos viejos…”.

Nos quedamos sin palabras. El señor le dijo “Sí, no se preocupe, nos vamos a ir pronto, pero algún día, usted también se va a ir”.

Cuando el señor ya se había retirado y yo también, me la crucé en Atención al Cliente y sentí que por teléfono decía “un viejo me robó el lugar...”.

Pero esa persona, que tampoco era una joven, buscó para querer descalificar, la edad de alguien. La edad es un proceso natural de la vida, que no depende de nosotros, en cambio la intolerancia, el autoritarismo, el querer imponer su voluntad a costa de todo y de todos, sí depende de uno, en este caso de ella, que dio un triste papel, demostrativo de la clase de persona que es. A falta de argumentos, optó por querer desmerecer a alguien por su edad.

Esto me lleva a las siguientes reflexiones:

Nuestra Sociedad tiene institutos con competencia en materia de menores, adolescentes y jóvenes.

Sin embargo, hay otro sector de la sociedad, en el extremo opuesto, que debe ser objeto de políticas públicas. Me refiero a la ancianidad, la última etapa de la vida donde la persona debe ser objeto de protección y respeto. Se trata de la protección física y emocional.

En otros países, el anciano merece el mayor respeto.

En Japón, donde conozco la situación no sólo por haberla leído sino porque estuve allí y lo presencié, el anciano es una persona venerada en las familias y su opinión es más que importante, además de en el seno familiar, en la sociedad.

En Uruguay es muy triste ver que los ancianos, de todas las capas sociales, económicas y culturales, en general, no son respetados, y muchas veces, son “depositados" en geriátricos, la mayoría de ellos no reciben visitas de familiares. Fueron sacados de su hogar y apartados de sus afectos, a la espera de que la muerte los llame.

Desde el gobierno se deben impulsar medidas para ocuparse de esta situación de los ancianos. Es más que justificable crear un Instituto que se ocupe de la ancianidad.

Ellos han sido nuestros padres, nuestros abuelos y lo seremos nosotros, si llegamos a esa etapa.

Ellos han sido niños, jóvenes con ilusiones, han vivido y trabajado por este país, que no puede abandonarlos cuando tanto lo necesitan.

Y no se limita a las pasividades, la parte emocional es fundamental, viven en la peor soledad y son objeto de falta de respeto y burla.

No debemos permanecer pasivos en este tema. Los ancianos deben ser objeto de preocupación y ocupación estatal. También controlando la situación económica de ellos en el sentido de los abusos económicos, y a veces también físicos, que reciben por parte de cuidadores e inclusive familiares.

No lo he visto en ningún discurso en esta campaña electoral pasada, pero estimo que es una deuda que hay que saldar muy pronto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas