ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Las inundaciones y sus consecuencias


@|Un clásico que se reitera.

El país enfrenta estas situaciones siendo noticia cuando comprometen a la población.

En 1959 hubo una situación histórica por la entidad del fenómeno.
En Paysandú, a raíz de la catástrofe se declaró una amplia zona aledaña al río Uruguay inundable, a fin de evitar el afincamiento. La creación de la represa de Salto Grande disminuyó el impacto de las crecientes.

Éstas repercuten en zonas rurales golpeando la producción, hecho que en general no trasciende. Fenómenos que tendrían que ser meditados por su alcance social, económico y mucho más.

Estas referencias, refrescadas en estos días por los excesos de lluvias y sus consecuencias, deberían influir en las autoridades para buscar soluciones ya que invaden diversos intereses, incluyendo vidas y salud de los afectados, el problema agropecuario y los costos que se asumen. Hecho que sería agravado si se aumenta la cota del embalse en Rincón del Bonete.
Tampoco se tuvo en cuenta las consecuencias sobre especies ictícolas, hecho que en otros lados se respeta, más si queremos un Uruguay Natural, hoy alejado de la realidad.

Súmase otro problema, la contaminación acuática que eclosionó por su extensión territorial, influida por el estancamiento de las aguas; un problema nacional con perjuicio para la salud, incidencia en industrias como el turismo y de complejo manejo.

Es un hecho real la regulación de las corrientes de agua, como ocurre en Holanda, como ejemplo. Valorándolas como medio de transporte, al permitir fluidez, alivio en las vías terrestres y bajando costos y más reparando en los importantes ríos existentes en el medio.
Este sistema de tránsito no es un antojo, sino el concepto de aprovechamiento de un bien. Inversiones faraónicas por su costo que necesitan de estudio, aplicación de políticas serias, experimentadas buscando su viabilidad. Estrategias de muy largo aliento y de futuro.

Por lo tanto, de manera inteligente se tendría que reorganizar el sin número de oficinas que atomizan estos problemas relacionados al diluir responsabilidades a una situación grave, tratada sólo con paliativos en lugar de la búsqueda de soluciones integrales de fondo, si es que se quiere progresar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas