ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Internet para las escuelas


@|Volví recientemente de Tacuarembó, luego de participar de un evento por la celebración de los 150 años del nacimiento de José Enrique Rodó, en representación de la Sociedad Rodoniana, que tuvo lugar en el Club Tacuarembó que celebraba sus 100 años, al aceptar una invitación enviada por el Dr. Carlos Arezo, Director de Educación y Cultura de la Intendencia.

Luego de realizar varios paseos por este departamento y disfrutar de lugares hermosos, limpios y prolijos, decidimos, con mi esposa, visitar el Valle del Lunarejo en Rivera, del que teníamos muy buenas referencias.

Pero resulta que en dicha zona existen muy pocos lugares de acceso público y nos encontramos con 14 paseos para visitar lugares que están en predios privados, que requieren contratación previa y disponíamos de poco tiempo.

Al pasar por la Escuela “Rubio Chico”, aprovechamos entonces para visitarla y donar un libro de Fábulas de mi autoría para su biblioteca; y supimos que existen otras dos Escuelas llamadas Boquerón y Lunarejo, a la que pertenece el docente que recientemente fue nombrado el “Maestro del Año”, pero que no pudimos visitarlas por el mal estado del camino, que sólo presenta piedras con filosos cantos.

Me enteré, entonces, que ninguna de las tres escuelas del Valle del Lunarejo, en Rivera, tienen Internet y de inmediato recordé el caso del escolar que para poderse conectar con su Maestra durante la pandemia, tenía que estar a la intemperie y bajo un paraguas para no perderse la clase.

Recientemente nos enteramos, por la prensa, que Antel había solucionado el problema en esa zona, con motivo de esa imagen del niño que se había visto en el informativo.

Quiero destacar la voluntad de ese alumno por buscar un lugar donde recibir Internet; pero son muchos los niños que ni siquiera tienen señal en toda la zona, como comprobé en el Valle del Lunarejo.

Surge entonces la pregunta de por qué se gastaron 120 millones de dólares en el Antel Arena, que no está dentro de los cometidos de esta empresa estatal y no se invirtió en dar cobertura de Internet en todo el país, que sí es su responsabilidad.

El primero ha sido un gasto y lo sigue siendo mensualmente, en cambio el segundo hubiera sido una inversión que brindaría un servicio en forma permanente, para escolares y demás ciudadanos del Uruguay profundo.

Cada uno podrá sacar sus propias conclusiones con respecto a esta injusta situación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas