ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Intendente a contramano


*|Voy manejando por Parque Batlle uno de estos días y me asombro del despliegue de máquinas y obreros que por allí se ve.  

¿Qué están haciendo? Cavando un sendero de unos 15 cm de profundidad. Donde luego se asentará el pavimento de la ciclovía. Otra ciclovía -quién sabe a qué costo- para completar la red que se establece en toda la ciudad.
Como el municipio recauda dos millones de dólares por día, la semana entera, no me extraña que sobre este dinerito para los caprichos del Intendente. No son otra cosa estas obras, lujo para ciclistas domingueros. Porque los cotidianos, los que iban al laburo pedaleando, hace rato que compraron la moto. Por eso se ven pocos, muy pocos en bici por el tránsito capitalino. En cambio, miles y miles de vehículos de todo tipo, autos incluidos, claro. Para estos y sus problemas (embotellamientos, falta de estacionamientos, etc.) nada. Nada.

¿Se acuerda el lector de aquel proyecto del estacionamiento subterráneo para 400 autos?

Bueno, pocos creyeron que lo hicieran. Y así fue. Hace unos meses el Director de Movilidad anunció que consideraría la posibilidad de utilizar algunos predios inactivos que tiene la IMM para construir playas de parkeo. Pero nada y nada. A contramano de las necesidades verdaderas de la ciudad, en este tema no hay soluciones. Meta y meta ciclovías. Y para el tránsito vehicular más y más prohibiciones y multas.

No se puede parar aquí ni allá, cordón pintado de rojo porque sí, cuidado:guinche y multa.

¿Sabe cuánto recaudó la Intendencia el año pasado por multas a los que pasaron los modestos 45 km/h de velocidad? Más de treinta y dos millones de dólares. Y ahora se incrementará seguramente con los autos equipados con cámaras recién adquiridos.

Se diría que nada mal en lo económico. Pero a nadie escapa que en el carácter del Sr. Martínez hay un extravagante amor por el pedal y un visceral odio por el auto particular (con su peatón que se pasó a conductor y no quiere bajarse a la bicicleta? Quién sabe...

Entre tanto, toma decisiones raras.

Mire: en este país que defiende con uñas y dientes el turismo al que se le dan muchas facilidades - excensión del IVA, descuentos... esas cosas- él inventa, a contramano de las políticas del Estado en este asunto, un impuesto al turista.

Increíble, pero cierto: cada persona mayor de 11 años que se aloje en un hotel tendrá que pagarlo. Otro asunto insólito y a contramano de la más simple sensatez: la IMM va a incorporar a su personal a 2000 personas. Se priorizará a quienes tengan el menor nivel educativo, descartando a quienes se esforzaron estudiando para elevar ese nivel. Un increíble criterio de invitación a la desidia; no se puede creer. Y no se puede creer que insista con su descabellado y rechazado por las mejores voces del país, proyecto para 18 de Julio que, por suerte ha decidido cancelarlo por ahora. Algunos mal pensados sugieren que lo hace por temor a que los que no le perdonarían ese sacrilegio le resten votos.

Ah! Pero si sale presidente...

En fin, lo que intentamos describir más arriba es lo que un productor de novelones para la TV promocionaría como una complicada historia de discriminación entre amores y odios.

Para psiquiatras, ¿no?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas