ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Inseguridad

Sálvese quien pueda


@| La inseguridad debe ser uno de los temas que más preocupa a los uruguayos. Nuestro país se ha convertido en tierra de nadie, donde los malandras actúan a su antojo, no porque quienes están en la primera línea de enfrentamiento (los policías) se lo permitan, sino porque quienes emiten las órdenes para actuar, no tienen el coraje para aplicar tolerancia cero. Los delincuentes se han envalentonado durante estos gobiernos progresistas, pues saben muy bien que muchos de los que lo integran, aún tienen prejuicios en aplicar la fuerza de la ley, como consecuencia de la dictadura que sufrió nuestro país. Es sabido que muchos oficialistas odian a la policía y el ejército y a los que hoy allí cumplen su función, los culpan por hechos pasados, de los cuales no son responsables. Tampoco olvidemos que el Frente Amplio está integrado por terroristas que en épocas pasadas, cuando estuvieron detenidos, reclutaban dentro de la cárcel a otros delincuentes que allí estaban, para integrarse al MLN. Cierta afinidad tienen. También la delincuencia hace un balance de las posibilidades de salir indemne ante un delito cometido. Según datos proporcionados por el fiscal Gustavo Zubía sólo el 5% de los que cometen delitos, son procesados y remitidos a la cárcel.  

Un hecho que nunca se pudo entender es porqué el ex presidente Mujica nombró a Eduardo Bonomi como Ministro del Interior. Una persona que nunca tuvo apego ni respeto por la autoridad, era inimaginable que ocupara ese puesto. Recordemos que el 27/1/72 él y otros terroristas del MLN asesinaron por la espalda al Jefe de Seguridad del Penal de Punta Carretas, Rodolfo Leoncino. Es imposible que el Instituto Policial tenga respecto y subordinación por alguien que tiene estos antecedentes. Colocar a Bonomi en el Ministerio del Interior, es igual que nombrar a Raúl Sendic presidente de la JUTEP. Se podrá decir que otro ex MLN, Eleuterio Fernández Huidobro, fue Ministro de Defensa Nacional. En ese caso su actuación fue totalmente distinta, pues hasta que falleció defendió las FFAA y trató de mejorar sus ingresos y sus necesidades logísticas. A tal punto fue leal a las FFAA que tuvo infinidad de críticas de los radicales del Frente Amplio (Partido Comunista, PVP, Casa Grande) y de grupos de familiares de desaparecidos.  

Hasta qué punto estamos mal, que estamos viendo que suceden hechos, que nunca nos hubiéramos imaginado. Vehículos que son apedreados en los accesos de Montevideo, a pesar de las cámaras allí instaladas; avenidas clausuradas por malandras (Av. Italia y Veracierto) para robar a todos los que por allí circulaban en sus vehículos; policías que son rapiñados para robarles el arma y el chaleco; comisarías en el interior del país de las cuales sustraen armas; vehículos policiales que en persecución de un delincuente, al ingresar éste a un barrio periféricos, son apedreados por mujeres y niños y obligados a retirarse. Vergonzoso.

Ahora crearon el Código del Proceso Penal para legalizar la permisividad de la justicia, frente a algunos delitos. Hemos visto varios casos donde por hurtos menores, basta que el delincuente pida disculpas, para que el juez lo condene a pagar una cifra que no cubre lo hurtado y en cómodas cuotas mensuales. Sólo falta que el BROU le otorgue una tarjeta y así integrarlo a la ley de inclusión financiera. Los hechos demuestran la falsa teoría de la izquierda: la pobreza, genera delincuencia. Baja la pobreza y aumentan los delitos. Esto demuestra lo ineptos que son gobernando y aprovechándose de la ingenuidad de los pobres, les dicen que ellos son sus defensores. Por eso crearon el comité de base del MIDES, para tener de rehenes a quienes dependen de sus dádivas. El ejemplo que ellos siguen es la dictadura cubana y la venezolana, modelos de miseria y corrupción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º