ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Inseguridad



@|Desde Argentina, sigo las noticias de mi país Uruguay y entre ellas me sorprenden las policiales y su aumento. 

Desde robos simples, asesinatos, femicidios y ataques a automovilistas, hasta lo que ya se tornó como común, el de la explosión de cajeros por doquier. 

Creo que esto es gota a gota, que de a poco y sin darnos cuenta, se nos va inculcando como “común”, en nuestras vidas. 

Esto es lo que pasó aquí en Argentina, en donde uno ya no habla por teléfono en las calles, ni dentro de los ómnibus, porque te lo arrebatan. En donde uno ya no sale de noche, porque seguro te la rifas. En donde tener un auto más o menos lindo, es carnada para los chorros. En donde ya no saben qué hacer con los motochorros, que por la calle o por encima de la vereda, te atropellan y se llevan lo que pueden, etc. 

Creo que no hay que demorarse, el Estado tiene que intervenir rápida y efectivamente para finalizar con todo esto. 

Tiene que actuar en forma conjunta no sólo en Montevideo, sino en todo el país. 

Se debe castigar y dar información a los medios para que quienes están del otro lado, los malhechores y asesinos, vean que luego de un hecho, si te agarran, no salís más, realmente nunca más; endurecer las penas, etc. Cambiar los códigos, leyes, etc., para que esto no nos sobrepase, ya que bastante se les ha ido de las manos... 

Un país puede pasar buenos o malos momentos en toda materia, pero en seguridad la imagen es desastrosa, desde el turismo a las inversiones varias. 

Un país sin seguridad, en donde uno camina “rifado” por la calle, es un país de cuarta... 

Hay que tomar acciones ya y no dejar pasar ni una más, porque cada día se torna peor. 

Si bien nuestro país nunca fue de destacar, lo que sí nos daba crédito era justamente eso, el de ser un lugar tranquilo, donde ciertas modalidades de robos no tenían aquí cabida alguna. 

Si dejamos que esto continúe, nos pareceremos a la Argentina o perderemos lo poco que ofrecemos, como las tranquilas playas, para transformarnos en lo que le pasa a Brasil en Copacabana, por ejemplo.
Somos pocos, no es tan difícil, pongámosnos las pilas y cortemos por lo sano, antes de que sea tarde y este virus no lo podamos eliminar más del ambiente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º