ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Inseguridad


@|Ya forma parte de nuestro día a día la falta de seguridad. Estamos perdiendo la capacidad de asombro y de sensibilidad ante la gran cantidad de actos delictivos. Solo cuando se trata de alguien cercano somos capaces de volver a sensibilizarnos. O cuando pasa a un turista, persona extranjera a la que le brindamos vacaciones, bienestar, él nos elige para disfrutar de su tiempo libre... y que damos a cambio... muerte. Sí muerte, eso es lo que queda al turista brasileño que días pasados falleció bajo la delincuencia... descontrolada absolutamente, bajo la mirada indiferente, y casi pareciese, complaciente de gobernantes, que no hacen nada. 

Estamos casi convencidos, ven como iguales, compañeros, y casi hermanos, a los delincuentes, porque es imposible, a mi entender, y la realidad lo está diciendo, que estos que supieron tomar armas y matar a sangre fría para lograr sus objetivos, vean con otros ojos a los delincuentes que hoy día están apaleando a la gente de bien, en su mayoría obreros, y gente indefensa, como mujeres, niños, turistas... 

No he visto, ni oído a ningún dirigente sindical que hable en nombre de todos ante el gobierno para defender y pedir medidas urgentes y efectivas a gobierno. No lo he visto, porque... simplemente, no les interesa el bienestar del obrero, sólo cuando éste puede atacar al patrón... pero contra la delincuencia “sus iguales” nunca se lanzarán, está más que claro.
La realidad lo está diciendo... yo solo lo interpreto. 

Ahora, la gente, nos quedaremos callados, y en simple crítica, en redes sociales, y como conversaciones de almacén de barrio... 

Yo pido a los sindicatos, a la gente y a todas los organismos sociales y que defienden derechos de gente común y sin voz... que hagan algo urgente ante esta masacre y violación total de los derechos de vivir en paz. Porque de no ser así deberíamos concurrir como sociedad a organismos internacionales para que intervengan en el país de forma urgente y necesaria. 

El que calla termina siendo cómplice, llámese sindicatos, gobierno, gente común...
Yo no me callo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º