ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Incoherencias

@|Creo que el primero que salió a plantearlo en una entrevista fue, ¿cuándo no?, nuestro expresidente con su sabiduría de pseudo Viejo Vizcacha. Las necesidades del campo son muy diferentes según las distintas actividades que desarrollen. ¡Chocolate por la noticia!

Inmediatamente, ahora sí nuestro presidente adhirió públicamente a la teoría, que nadie niega, pero que les sirve desde antes de Durazno y ahora, después de Durazno para prometer que, dadas las diferencias, habrá que estudiar las circunstancias caso por caso, en los diferentes rubros. Lo que significa la eternidad de estudios y si se finaliza alguno la conclusión es que, dada la complejidad de la solución, resulta inaplicable.

En otras palabras, darle largas al asunto para no hacer nada o hacer muy poco y seguir tirando hasta conseguir la reelección de la gente del partido.
Como siempre pensando que nosotros, el pueblo, la gente real que anda por la calle y no sentada en cómodos sillones ante amplios escritorios, todos, somos ciegos, sordos y fundamentalmente tontos mientras que ellos son los “illuminati” que saben y comprenden todo.

Cuando deciden un aumento de impuestos o un aumento de tarifas de los insumos esenciales como el combustible y la energía, estos son generales y no discriminan actividades o incidencia diferencial pese a que saben, sin lugar a dudas que se verán afectados en forma diferente los diferentes grupos. No dudan ni se demoran ¡adelante!

Pero cuando las reclamaciones, por justas que sean, significan tener que renunciar a ciertos ingresos ¡ah!, entonces hay que estudiar detenida y prolongadamente cada caso porque los beneficios de una acción van a afectar en forma injusta a unos y otros sectores.-
Señores, los argumentos deben ser “coherentes”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º