ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Inaceptable

Exceso de democracia


@|Que se pretenda atribuir -como forma de explicación a militantes del partido de gobierno- que no tener entre los miembros de la Suprema Corte de Justicia o el Tribunal de lo Contencioso Administrativo, a ningún correligionario frentista obedece a “un exceso de democracia”, resulta ciertamente inaceptable. 

Pero que esta manifestación provenga de un Ministro de Estado, hace todavía más increíble el asunto, pues su jerarquía en la escala del gobierno debiera hacerlo mucho más cauto. El dislate no tiene asidero alguno por donde se lo mire y no resiste el mínimo análisis, menos aún, si proviene de alguien con aspiraciones presidenciales. 

La Democracia no se adjetiva, Sr. Ministro. Es o no es Democracia. En un Estado de Derecho que se precie de serlo, lo que debe predominar en el ejercicio de la función pública, es el apego a las normas establecidas en el marco de la Constitución de la República y la Ley. 

Tal vez, omitió recordar que por imperio de nuestra Carta Magna, “los funcionarios existen para la función y no están al servicio de ninguna fracción política”, (¿se habrá tenido en cuenta esta máxima al ingresar los 70.000 nuevos funcionarios públicos?) pretender otra cosa es flagrantemente inconstitucional, pero lo que es peor en el caso que nos ocupa, es que queda de manifiesto un total desconocimiento de los valores democráticos y republicanos. 

Al parecer sólo vale el poder por el poder mismo y tal vez, en su antidemocrática manifestación se intentó sugerir que, de haber sido distinto, otros hubieran sido los pronunciamientos de dichos órganos, cuyas sentencias dictadas en cada caso con todas las garantías que la Ley consagra, resultan inapelables. Y apuntó luego en su arenga que, ya deberían ver “cómo encaminar esto”. Como si las decisiones de estos órganos colegiados pudieran depender de la inclinación política de sus miembros. Razonamiento harto peligroso, ya que se aceptarían pacíficamente aquellos pronunciamientos que resulten afines a sus voluntades y los otros, debieran desconocerse por la presunta injerencia ideológica de los partidos de oposición. 

Ciertamente una afrenta lisa y llana, no solo a la honorabilidad e imparcialidad de los integrantes de ambos tribunales y a su excelente formación jurídica, sino a la propia institucionalidad de este Estado de Derecho cuyo ordenamiento jurídico constitucional, al asumir tan alto cargo, juró defender. Para tenerlo muy presente. 

Pues, mientras el deterioro general a nivel de su cartera resulta más que preocupante, las ocupaciones y cierre de locales industriales vienen siendo la regla, y con ello la pérdida de mercados y de empleos se profundiza y crece la emigración de uruguayos… estar recorriendo comités de base partidarios no es la mejor forma de buscar las soluciones que todo el país espera de este gobierno. 

Su muy cuestionada precandidatura presidencial, tal vez tiene al Sr. Ministro muy desorientado en lo que a las normas jurídicas se refiere y lo hace incurrir en estas afirmaciones que analizamos las que por su gravedad, no pueden dejarse pasar como si nada.


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º