ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Iluminados negocios


@|Días pasados, en la Rural del Prado, el presidente de UTE nos dio una exposición acerca de los sensacionales e iluminados negocios que bajo estas administraciones se han concretado en el Ente.

Todos nos dan clases de su profesionalidad y sapiencia en materia energética.

Simultáneamente, los consumidores uruguayos “disfrutamos” de las tarifas más caras de toda Sudamérica y una de las más caras del mundo. ¿Cuál es la finalidad de UTE?

Y hablando de economía, todos los burócratas a coro manifiestan, un día sí y otro también, la hecatombe que podría ocurrirnos de no refinar combustibles en el país. Los millones de dólares que se perderían y toda la “ventaja estratégica” de refinar petróleo.

Hasta ahora no han mostrado un solo número. Es todo un acto de fe.
Lo que se sabe es que:

1) Las refinerías en el mundo del tamaño de ANCAP están en extinción. No hay, no es rentable; por economías de escala y tecnología, refinerías de menos de 200.000 BD hoy día.

2) Por ejemplo, hay una refinería de ese tamaño en Nueva Zelanda y trabaja con 200 empleados. ANCAP trabaja con más de 5 veces ese personal, con la tecnología y eficiencia uruguaya, ¿a alguien se le puede ocurrir que Uruguay pueda competir en costos?

3) Tenemos el ejemplo de Paraguay, que hace años ha cerrado su refinería, tiene un combustible 35% más barato que Uruguay, tiene el doble de parque automotor, crece al 5% anual y que se sepa, hasta ahora ninguna catástrofe se ha abatido sobre su país por esa decisión.

4) ANCAP y las irresponsabilidades que estas administraciones han cometido los últimos años, han logrado algo pocas veces visto. Fundir una empresa de combustibles, monopólica y con los precios más caros del mundo. Y la capitalización de la misma entre los préstamos explícitos y las transferencias por sobreprecios, fueron unos 2.000 millones de dólares, según estudios de la Universidad de Montevideo. Un récord difícil de igualar. Más que una locomotora como suelen decir, ANCAP es un tremendo lastre.

Estos temas que son esenciales para el futuro del país hay que encararlos sin preconceptos ni tabúes.

¿Qué se podría haber hecho con esos 2.000 millones?

Por lo pronto hoy no quedaría un solo asentamiento en el país. Y sobraba plata para hacer liceos y escuelas.

Mientras tanto, con la gente anestesiada se sigue con el despilfarro.
¡Hay que encarar, y si tienen que caer privilegios que caigan! ¡Sin anestesia!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas