ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Hotel San Rafael


@|La primitiva idea de demoler el hotel San Rafael que trajo el empresario Italiano Giuseppe Cipriani, generó mucha oposición entre la gente sensata, que no quiere perder una joya de la ciudad. Ahora está siendo reemplazada por la de mantener el hotel, restaurarlo y rodearlo de varias gigantescas torres “del mismo estilo Tudor”, extraño engendro indefendible desde el punto de vista arquitectónico.

El hotel San Rafael, fue concebido con el entorno necesario para que se pueda lucir desde cualquier perspectiva, perdería todo su encanto si lo rodean de esas torres con techo inclinado de pizarra, disfrazadas de un estilo que le es impropio. Esa zona fue protegida por normativas que prohiben construcciones elevadas y se distingue precisamente por eso. Los vecinos se perjudicarían, porque desmejoraría su estilo de vida y perderían valor sus propiedades.

La especulación inmobiliaria, poner lo negocios por encima del urbanismo, arruinó muchas playas de Argentina y más aún en Brasil. Por eso tantas familias de esos orígenes vienen a pasar sus vacaciones a las playas uruguayas, cuya calidad es innegablemente mejor. Quienes, por años vinieron por estos mares y la tradicional hospitalidad oriental, han aprendido a quererlas y se lamentan que una mala entendida modernidad haya desmejorado la calidad de Punta del Este; otra sería de haberse limitado a 4 pisos. Quienes pueden se afincaron en José Ignacio. Aún así, el tradicional balneario esteño, conserva parte de su encanto. Si ese proyecto del San Rafael se hiciera, sería el golpe de gracia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas