ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

¡Estamos en el horno!


*|¡Sí, Señores! Si eliminamos la repetición escolar estamos en el horno!
Sabemos que tenemos un grave problema con la Educación. Sabemos del abandono cuando hay repetición. Pero como ciudadano común, como madre, considero que esa no es la solución. 

Los escolares llegan al liceo sin saber estudiar. No comprenden los textos. Basta con ir a la salida de un liceo y escuchar sus diálogos... No me imagino a esos jóvenes ingresando a la Universidad... Creo que les falta un largo camino que recorrer para lograr ese objetivo.

El problema es la falta de estímulos. Los jóvenes llegan al liceo para pasar el tiempo, pero no tienen el menor interés en estudiar, ni formarse. Por más que los profesores hagan un esfuerzo, el sistema tampoco los ayuda. 

Un día, hablando con una profesora de Historia me dijo que para lograr que estudiaran un poco les dio las preguntas del parcial; tampoco tuvo resultado. No les importa.

Es verdad que en la década 1960 apenas el 40% de los jóvenes de 15 años asistía a la educación; pero eran jóvenes que tenían otros principios y valores. Que tenían claro el valor del trabajo y sacrificio, la disciplina, responsabilidad, etc. Y por supuesto era otro Uruguay. Un país con oportunidades, donde podía salir adelante un profesional como un obrero.
Hoy, sin duda, el número que concurre a los centros de estudios es inmensamente mayor, ¿pero qué resultados tenemos? Abandonan al poco tiempo. Por otro lado, ¿de qué me sirve terminar el liceo si no sé comprender un texto? ¿De qué me sirve si no puedo expresarme ni escribir correctamente? Ni que hablar de resolver problemas matemáticos; ¡una utopía! 

Estamos con un problema muy grave. Y lo peor es que la Educación es la base de todo.

La pregunta es: ¿por dónde pasó la inclusión?

No nos engañemos. Lamentablemente cada vez es mayor la grieta que hay entre la enseñanza pública y privada. Y si no pregunten a los políticos dónde mandan a sus hijos a estudiar.

¡Es una pena!

Este gobierno no ha podido encontrar la solución. Quizás sea el momento de darle la oportunidad a otros.

Porque se trata de nuestros jóvenes, del futuro de nuestro querido Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas