ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El hombre que no concedió el corte


@|He dudado mucho el envío de esta carta, por su oportunidad, pero creo que el tema de la nota publicada en “El País” (miércoles 21/10) por el muy buen periodista que es, sin lugar dudas, el Sr. Ahunchain, merece una precisión.

Nunca acompañé al Dr. Sanguinetti, lo que no significa que no valore su inteligencia y su gran capacidad como estadista.

Se retira el Dr. Sanguinetti en uno de los mejores momentos de su carrera política. Ha sido factor muy importante en la creación de la coalición democrática que hoy nos gobierna, con lo que se logró el desplazamiento del frente marxista que nos gobernaba.

Pero siempre he apelado a la precisión histórica para entender mejor los acontecimientos de nuestro pasado, lo que me obliga a escribir estas líneas.
La irritación del Dr. Sanguinetti en ese programa, de uno de los periodistas más grandes que hemos tenido, el Sr. Néber Araújo, se debe a que la carta de Wilson que leyó Alembert Vaz mencionaba el pacto Medina-Sanguinetti.

Corresponde por lo tanto hacerse la siguiente pregunta: ¿Tenía razón Wilson en lo que decía? La respuesta nos dirá si la irritación era justificada.

Para facilitar la posibilidad de tener una certera contestación a la pregunta anterior, voy a citar lo escrito por el Sr. Alfonso Lessa en su excelente libro “La Primera Orden”, en el capítulo 28 página 251: El otro pacto.
“Sanguinetti tuvo la habilidad de encontrar en Medina el interlocutor que buscaba para abrir el cauce de una salida, aun contra la voluntad de Alvarez. El Pacto del Club Naval fue, en ese sentido, no sólo una polémica puerta de apertura política, sino también el final de un camino complicado.
Aspectos fundamentales del pacto fueron preparados por Sanguinetti y Medina en reuniones secretas y bilaterales que mantuvieron durante las negociaciones en el domicilio de Carrasco de quien luego sería el presidente de PLUNA, Emilio Conforte. El lugar ofrecía reserva y Conforte era un hombre de extrema confianza de Sanguinetti.
Esas reuniones fueron reveladas al autor por Medina y confirmadas por el propio Sanguinetti. “Allí se habló de todo”, dijeron por separado, Medina poco tiempo antes de morir, Sanguinetti en febrero de 2009.
Resulta claro que en encuentros de ese tipo, en los que ambos trataban de pulir la agenda del Club Naval, no hubo tema ausente, tampoco el de los derechos humanos. Medina incluso era contrario a cualquier amnistía a los militares, porque consideraba – al igual que muchos uniformados- que no habían cometido ningún delito.
Al menos una de esas reuniones tuvo un tercer participante, Enrique Tarigo. La inclusión de Tarigo tenía como objetivo mejorar su imagen frente a Medina…”.

Creo que lo que antecede aclara mejor lo sucedido en ese programa televisivo y nunca que yo sepa esas afirmaciones fueron desmentidas por los protagonistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas