ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Historia vuelve a repetirse

Inseguridad endémica


 “La Corte de los Milagros” era una zona del París medieval habitada por malvivientes. Su existencia se extendió desde el siglo XIII hasta el siglo XVIII. Se encontraba en el barrio del mercado de Les Halles. Recibió este nombre porque sus habitantes, por el día, pedían limosna fingiéndose ciegos o discapacitados pero en la noche recuperaban la salud milagrosamente. A los niños desde pequeños se les instruía para delinquir.
En estos barrios la autoridad, llámese policía o ejército no se atrevía a penetrar. Tenía sus propias leyes, su propio argot e incluso su propio rey. Allí se mostraban todas las variantes posibles del crimen organizado. Su accionar pasó por períodos de gran intensidad a otros de menor “actividad”. Por ejemplo en 1668 cuando la situación era insostenible el Luis XIV ordenó un combate frontal a ese reino del crimen. En 30 años se enviaron miles de delincuentes a galeras y muchos otros fueron ajusticiados. Ese no fue el final de La Corte de los Milagros. Como suele suceder cuando no se actúa sobre las causas de los problemas, en décadas posteriores el flagelo se reprodujo, aunque con menor intensidad, siendo definitivamente erradicado al ser demolidos esos tugurios en tiempos de extinción de la monarquía.

La similitud de lo relatado con nuestra cruda realidad es pura coincidencia. Me pregunto cuántos años pasarán para que un émulo de Víctor Hugo o Miguel Zévaco retrate en sus libros la historia de nuestra Corte de los Milagros. Seguramente dejarán plasmados en sus historias los nombres de un número infinito de víctimas inocentes así como los de aquellos que tenían la responsabilidad de salvaguardar la seguridad pública y se perdieron en medio de promesas y debates inconsistentes.

Es mi deseo que en esas páginas pertenecientes a un futuro lejano queden grabados con tinta indeleble los nombres de aquellos que hicieron posible el acuerdo nacional que velara definitivamente por los derechos humanos de todos los ciudadanos incluyendo a los que actuaban dentro del marco de las leyes.

A esta altura pienso que más que un relato histórico seguramente será otro libro de ciencia ficción.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas