ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Historia de la IMM

“Cría cuervos que te sacarán los ojos"


@|Antes de entrar al tema sobre el que voy a escribir quiero hacer una breve introducción. 

En el año 1984 fue designado como Intendente de Montevideo el Dr. Aquiles Lanza, importante médico, y gran persona, que se preocupaba por el bienestar de la gente, por la justicia social, de una gran honestidad y con ideas avanzadas, con un gran deseo de llevar a la población un bienestar general. 

Pero la suerte que muchas veces cambia la historia, hizo que a los pocos meses de asumir falleciera sin lograr lo que pretendía. Increíblemente también fallece su suplente, quien también era una persona capaz de llevar adelante las ideas de su compañero. El que nunca pensó ser Intendente por estar tercero, tuvo que ocupar el puesto, me refiero al Dr. Elizalde, buen abogado, pero que no tenía la capacidad de sus antecesores para llevar adelante un gobierno, lo hizo que diera pasos en falsos para cumplir esa función, provocando un malestar en la población. Tal es así que fue sustituido por el cuarto suplente -persona de bien-, pero tampoco capacitada para esta tarea. Esta administración que podría haber hecho un gran gobierno que generara beneficios reales para Montevideo, terminó con la disconformidad de la gente. A pesar de ello, fue el último gobierno que dejó un superávit de US$ 5.000.000.

En el año 1989, el Frente Amplio que venía en crecimiento, lleva como candidato a la Intendencia al Dr. Tabaré Vázquez, un político que si bien tenía militancia, lo más destacado que había hecho en la faz administrativa había sido lograr que el club de fútbol de sus amores (Progreso) llegara a primera división. Al asumir como Intendente prometió panaderías populares, carnicerías populares, para hacer más económico para el pueblo.  

Lamentablemente, no sólo aumentó el número de funcionarios públicos sino que le dio un salario que ni los mismos obreros podían creerlo ni esperarlo. 

Es así que al comenzar su gestión el número de funcionarios que no llegaba a los 4000, entre su gobierno y el de Arana alcanzaron casi a los 10.000. Es obvio que ni las arcas municipales ni la población, pudieron soportar el costo que suponía el mantenimiento de esa burocracia. 

En poco tiempo el dinero que ingresaba al Municipio no alcanzaba para pagar el total de los sueldos. Y es así, como los obreros comenzaron a iniciar juicios por falta de pago parcial de su sueldo.  

Mientras se sustanciaban los procedimientos judiciales correspondientes - que lógicamente ganaron- la deuda por este concepto se fue acrecentado aún más por los intereses devengados, por la duración de los juicios, pago de honorarios, etc. 

En cuanto a las promesas de carnicerías populares, panaderías, etc..., quedaron en “agua de borraja”. Y hago aquí una pregunta al lector, ¿consideran que esto es ser un buen administrador? 

El Frente Amplio siguió ganando y la labor de los Intendentes que se fueron sucediendo fue cada vez peor. Hoy en día entre funcionarios estables, temporales, servicios tercerizados, etc..., se calcula en más de 20.000 los que dependen de la administración. Esto hace que de todos los millones de dólares que recauda la intendencia y que son muchos, solo se pueda destinar el 20% o un poco menos para hacer obras. ¿Algo puede funcionar así?

Pero hay más. La dedicación al trabajo de los funcionarios es cada vez más deficiente y lo que es peor, han tomado tanto poderío que hoy no pueden los directivos controlarlo, al punto que días atrás el Intendente declaró; “estoy podrido del patoterismo que tienen los funcionarios nucleados en la asociación de empleados y obreros municipales”. Sus palabras hablan por sí solas. Es la confesión más clara que puede hacer un jerarca que carece de dotes para su cargo. 

Ahora le toca a ustedes...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas