ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

No hay susto que valga


@|Nada más ajeno a la realidad que considerar que nuestro pueblo se asuste ante las manifestaciones del Ing. Daniel Martínez, que si no gana el Frente Amplio puede ocurrir un "ajuste salvaje”, lo cual haría trastabillar la economía nacional y el bolsillo de los uruguayos. 

Todo lo contrario, el susto mayor ya lo vivimos durante el ejercicio del poder del Frente Amplio, que no cumplió ni ahí con lo prometido de no aumentar la carga impositiva, de administrar debidamente los dineros públicos, de ser coherente en colocar en posiciones de poder a personas debidamente calificadas y un sinnúmero de situaciones comprobadas de corrupción, que nos han llevado a una situación de deterioro extremo muy alejado a las promesas electorales que hicieron en su oportunidad.

Nada peor que sufrir la intranquilidad que padecimos de no saber cuál medida vendría a continuación, para cubrir errores de gestión debidamente demostrados y que todos tuvimos que pagar por cuenta y obra de los responsables. 

No hay duda de que luego de las elecciones nacionales, hay una sensación de alivio en gran parte de la ciudadanía ante la esperanza de un cambio, que aunque lleve un tiempo prudencial y lógico para acomodarse, pueda hacernos recuperar tanto de lo que hemos perdido durante la actual gestión gubernamental. 

No nos asustamos ante esa amenaza que no toma en cuenta la inteligencia de un pueblo oriental que sabe darle valor - a pesar de las pruebas a las que estuvo sometido- al buen ser, parecer y bien decir, a los conocimientos, formación profesional, experiencia y tantos más, que se han perdido mayoritariamente durante la gobernación de un Frente Amplio que barrió décadas de un prestigio que tuvimos los uruguayos por nuestra educación, formación y respeto. 

Y que le quede claro al poder hoy gobernante, que a pesar de todo, este pueblo uruguayo respetará con altura la decisión del Soberano, pues hace falta más que lo hecho por ellos para desterrar los buenos principios de ética y moral, que hacen a la grandeza y nobleza de nuestra nación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas