ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Habría que ver...



@|Habría que ver si los males de los que nos quejamos los uruguayos no son, a los ojos de un africano medio, meros perrengue chiques (para usar la expresión en portugués).

Me contó una amiga que vivió un año en Angola para enseñar inglés, que al llegar al colegio en el que iba a enseñar, le llamó la atención no ver ni ventanas, ni puertas, ni lugares para sentarse. Le dijeron que los habían robado; ella preguntó: "¿Y dónde se sientan los niños?". Le dijeron: "Ya vas a ver".

Los niños llegaban con sillas de plástico en la cabeza, puestas como sombreros; allí se sentaban y por supuesto escribían sobre sus faldas.

Un día, se escondió para comer una manzana (algo maravilloso dada la situación), un niño la vio y le pidió si no le daba la manzana, y ella como tenía hambre le dijo que no. El niño la insultó haciendo referencia a la docente anterior que sí le daba manzanas. A pesar de sus buenas intenciones (mejores que la mayoría de nosotros) no pudo soportar vivir allí más de un año, no pudo soportar ver niños morir de inanición.

A 60 kilómetros del puerto de Hudaydah (Yemen) hay un barco abandonado hace 5 años que contiene más de un millón de barriles de petróleo que supone un peligro inmenso para la fauna marina del Mar Rojo y debido a la guerra civil que asuela el país, nadie sabe cómo va a terminar esta tragedia. Yemen es un pequeño ejemplo de los problemas del continente africano.

Por algo miles de africanos se arriesgan a cruzar en débiles barcos el Mar Mediterráneo, huyendo de las hambrunas y guerras civiles en sus países. Basta recordar al pequeño Aylan Kurdi, cuyo cadáver fue encontrado en una playa de Turquía, como resultado de hundirse el barco con que viajaba con su familia.

Si bien las comparaciones son odiosas, me resulta inevitable comparar cómo vivimos en Uruguay con todas estas situaciones que te provocan tanto dolor. Y entonces pensás que quizás los males que nos aquejan a los “yoruguas” no son tan dramáticos como los que aquejan a nuestros hermanos africanos.

Quizás un primer paso para ayudarlos sea tener consciencia de los terribles problemas que enfrentan y luego asociarse a alguna de las agencias no gubernamentales que intentan ayudarlos, ya sea con medicamentos, agua potable, etc. Las cosas son así.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas