ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Había una vez...

¿Cuento o realidad?


En este cuento cualquier semejanza con la realidad no es mera coincidencia.

Hace mucho tiempo atrás había una empresa muy bien formada. El organigrama era complejo pero a su vez sencillo. El Sr. Presidente tomaba las grandes decisiones, tenía un economista que se encargaba de las fianzas, equipo de ventas y hasta una sección (grupo verde) que se encargaba de la seguridad, la cual era dirigida por el Sr. Maní.

En ocasiones se les solicitaba al grupo verde diferentes tareas inherentes a sus funciones. Recuerdo que cuando el grupo de la limpieza (ALDEA ON) no tenía ganas de trabajar se le solicitaba al grupo verde salir a recoger la basura, que no era su tarea, pero la realizaban, sin pedir nada a cambio y casi siempre su desempeño era mejor que ALDEA ON.

La empresa tenía productos y servicios a disposición de los clientes, quienes estaban muy bien económicamente y demandaban todos los bienes que generaba la empresa.

El economista veía que el flujo de dinero era cada vez mayor ¡el mejor ingreso bruto en décadas! Aplaudía y comentaba el Sr. Presidente. Ya no se cuidaban los gastos, no se pedía cotización para comprar insumos, no se preocupaban por las otras áreas de la empresa, las cuales generaban pérdidas multimillonarias.

Transcurrido el tiempo los clientes comenzaron a comprar menos, ya no demandaban tantos servicios y los productos comenzaron a perder valor.
El economista no había pronosticado una merma en sus ventas y menos aún había generado reservas, había fallado junto con el presidente y ahora los ingresos eran menores y los gastos muy altos, todo se iba a pique.
Asustado, el Sr. Presidente se reunió con el economista y dijeron
“... ¡Nuestra jubilación no la vamos a tocar, es nuestra plata, por más que sea nuestra culpa, nuestros abultados retiros no se modifican!...”
Así que decidieron llamar al grupo verde, y le dijeron; “…a partir de ahora el grupo verde pierde sus beneficios, la empresa está mal, ellos se tienen que sacrificar y es su jubilación la que vamos a disminuir...”
Sumado a la mala situación que viva el grupo verde del otro lado del muro, amigos del presidente mal informados atacaban a Maní. Maní, indignado, expresó su descontento. Lógico, el grupo verde había cumplido con su tarea perfectamente y, por mala gestión del Sr. Presidente y el economista, los afectados serían ellos.

El Sr. Presidente enojado ante tal declaración, mando a Maní en penitencia por 30 días, para que supuestamente corrigiera su actitud.

Y Colorín colorado, azul y blanco, a varios milicos han estafado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º