ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Lo que Gustavo Leal no pensó


@|Gustavo Leal, el Director de Convivencia del Ministerio del Interior realizó ronda por varios medios tras haber enfrentado frente a cámaras a una de las desalojadas por usurpación cuando le gritó “antichorro”. Consideró “insólito” que los usurpadores “pretendan que el Estado les de una casa”. 

En primer lugar, cabe destacar que todos esos usurpadores están libres, el recorrió las instalaciones con una suculenta guardia policial acorazada y armada hasta los dientes y un helicóptero de la policía, al menos en las filmaciones que vimos se lo ve tranquilo pero cabizbajo y mayormente silencioso frente a las increpaciones durante el recorrido; la respuesta ya famosa y que celebro, es a una mujer tras un tejido y protegido por la guardia policial, y aparentemente justo antes de subirse a su vehículo para partir, tal vez un vehículo blindado. Comparto totalmente su precaución, yo habría actuado con incluso mayor cautela en su lugar, pero pienso que debiera merecer una reflexión el hecho de que actuó con tanta prudencia aún teniendo una seguridad con la que ningún uruguayo puede siquiera soñar.

Me sorprende que al Sr. Leal le resulte insólito que los usurpadores pretendan que el Estado les de una casa, los antecedentes sobran, sin ir más lejos el Mides firmó el jueves 14 de marzo (exactamente el día después del desalojo en cuestión), un convenio con la IMM para entregar 10 viviendas abandonadas a familias con jefatura femenina con niños y adolescentes en situación de calle.

Lo otro que pienso nos debe merecer una reflexión, es que exista siquiera un sector social que considere un insulto decirle “antichorro” a un dirigente del Ministerio del Interior. ¿Qué hemos tenido que estar haciendo durante décadas para que siquiera exista quien pueda considerar un insulto decirle “antichorro” a un dirigente del Ministerio del Interior?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas