ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Genocidio armenio; memoria y reflexión


@| Esta semana se cumplió un nuevo aniversario de la barbarie cometida entre 1915 y 1923 contra los armenios cuando Turquía perpetró un genocidio cuantificado en un millón y medio de hombres, mujeres, niños, aunque probablemente esa cifra haya sido más espeluznante y obviamente mayor. 

Cerca de 100 años después, Turquía no sólo niega haber cometido el genocidio, sino que además amenaza y castiga (si puede) a quienes reconocen abiertamente las matanzas cometidas. 

Turquía, la que hoy impunemente ha entrado a Siria a exterminar kurdos; Turquía, que sofoca protestas con matanzas; Turquía cuyo Presidente hace del autoritarismo un culto y que no admite que se mencione el horror del genocidio contra los armenios. 

Por ello, no sólo es importante la memoria, para tener siempre presente de qué es capaz el hombre contra su prójimo. 

Hoy es trascendente e ineludible la memoria del presente: que a casi 100 años, los descendientes directos de los perpetradores quieran negar los crímenes, intenten manipular la historia y la realidad y utilicen su hipocresía y maldad para generar amenazas y conflictos con impunidad.
Hoy, cuando en Siria se asesina con gases químicos pero el Consejo de Seguridad no logra siquiera una declaración de humildad reconociendo que la barbarie existe pero el Consejo no es tal. 

Hoy necesitamos la memoria permanente para insistir en la reflexión. Aunque la prepotencia, la soberbia y el poder de los más fuertes intenten siempre avasallar la historia y silenciar a las mayorías que queremos vivir y convivir.

Hoy recordar el genocidio armenio es un deber. Por lo que sucedió entonces. Por lo que sucede ahora.




Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas