ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Generación post dictadura


@| Los niños y jóvenes para el momento en que finaliza una dictadura, son seres hambrientos de libertad, de democracia y de institucionalidad. Es natural que, luego de absurda represión y mínimos o inexistentes derechos políticos, la generación post dictadura sea capaz de levantar un país. 

Esta generación fue protagonista o testigo directo de una vida sin democracia, por tanto, están negados a continuar en esa situación y por ello, caminaran en la dirección necesaria para alcanzar aquello que añoraron por largo tiempo: Una sociedad en libertad. En el pensamiento heterogéneo de las corrientes políticas, la democracia da un piso común. Quizá no todos coincidan en una definición técnica de democracia, pero cuando menos están claros en lo que no desean repetir. 

La virtud de la generación post dictadura es que tiene incorporados una serie de valores clave para construir una institucionalidad fuerte o cuando menos bastante aceptable en relativamente corto tiempo. Se genera a fuerza de experiencias abominables, una generación muy madura políticamente, en una edad optima en términos productivos. 

El único y real problema de la generación post dictadura, es el reto de saber pasar a la generación siguiente esa misma madurez política, tarea nada sencilla teniendo en cuenta que, normalmente contrasta con los problemas que seguramente irá presentando la vida en democracia, pues como sabemos, ella no es perfecta. 

Corresponde a esta generación, transmitir el valor de la vida en libertad, la importancia del compromiso ciudadano, el interés en la vida pública, el mérito de la institucionalidad y lograrlo a través de una memoria política que debe caminar por encima del resentimiento, de las diferencias ideológicas, que sea capaz de identificar la democracia como el objetivo a alcanzar y el bien preciado a cuidar y no como una suerte de propiedad de un partido o de una ideología. Lo contrario sería andar entre las ruinas de la polarización, con miras a reeditar sus desgracias.

No es tarea sencilla la de la generación post dictadura: resucitar la democracia y asegurarse de heredarla, mientras enfrentan las crisis que detonan dentro del propio sistema que intentan defender. En Venezuela la generación post dictadura falló estrepitosamente, en otras latitudes se enfrenta a problemas importantes (como ocurre actualmente en España).
Según la revista The Economist Uruguay es la única democracia plena en el continente americano junto a Canadá, la única entre los países en desarrollo, número 18 en el mundo de un total de 167 países. La generación post dictadura se ha sacado buenas notas, pero no es hora de detenerse a celebrarlo sino de trabajar arduamente para dar el siguiente paso: heredar, preservar y fortalecer la democracia de este maravilloso país, sostenerla a largo plazo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º