ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

¿Gazapo?


@|En Rocha un “hombre” fue condenado por reiterados delitos de abuso sexual en perjuicio de una niña de nueve años. La sentencia fue ¡un año de prisión!

¿No quieren sopa lectores? Entonces dos platos; de ese año solamente cumplirá un mes de prisión efectiva, después… a casita.

Hace un tiempo había una audición muy escuchada que se llamaba “La cacería del gazapo”. En ella se recolectaban errores de redacción o tipográficos de la prensa escrita que alteraban sustancialmente el sentido de la noticia. Seguramente este caso hubiera sido un tremendo “gazapo” en el que el redactor responsable habría introducido desaprensivamente el término “abuso sexual” en lugar “abuso verbal” o bien en lugar de un año se debió escribir veinte o treinta.

Pero no, lectores aunque parezca una broma macabra, es lo que sucede en el Uruguay de hoy. Seguramente no faltarán letrados que justifiquen el “fallo”. Estamos pletóricos de “abogados del diablo”.
¿Es esta la justicia que protege al más débil? ¿Con qué argumentos pretenden convencer al ciudadano que no está pasando algo raro? ¿Cómo piensan aventar las suspicacias?

¿Acaso los que deciden este tipo de penas sufren de un engreimiento tal que en su desdén tienen el convencimiento que no tienen que rendir cuentas a nadie? ¿Que el inexperto en derecho no tiene derecho a saber nada? ¿Les cuesta tanto bajar de su pedestal y explicar a la ciudadanía los porqués de fallos tan insólitos?

En la era de las encuestas llama la atención que ninguna haya encarado el grado de credibilidad de la ciudadanía en la justicia. El resultado debe de asustar, por eso no lo han hecho.

Hay una reforma en consideración que habla de recluir a estas alimañas por tiempo indeterminado. Sin embargo, le pegan de todos lados. De todos los colectivos y de todos los partidos.

La explicación es clarísima, la reforma se identifica con determinado partido o persona, apoyarla no daría a las demás fuerzas réditos electorales. No importa la gravedad del tema. De alguna forma se tienen que diferenciar. Chicanas, que le dicen, después tienen el tupé de decir que quieren tender puentes y hacer políticas de estado.

¿Se les puede creer?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas