ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Fonasa


@|Hasta ahora, la última noticia del virus es la baja en la recaudación del Fonasa.

Como consecuencia, el SNIS cae en desfinanciamiento pronunciado; y por vía indirecta, denuncia lo mal diagramado y financiado que fue concebido.

Los seguros convencionales de salud, el sistema mutual y ASSE tenían grados de conexión y sistemas de financiación no siempre capaces de cubrir sus costos. Pero la receta partió de confundir el sistema creado, con su forma de cubrir gastos. Nunca fue saneado y al menor contratiempo o al incluir nuevos colectivos al mismo, el problema lleva, otra vez, al borde del colapso a todo el sistema o a partes del mismo, que casi es decir lo mismo.
Hoy la causa aducida es que el aumento de los seguros de paro modifica la recaudación, ya que los aportes no van por el trabajador, aunque si el BPS lo advierte, tiene forma de compensarlo.

Pero el problema se agudizó ya antes, cuando se incluyeron grupos de edad sin adecuada financiación. Y se hace más serio con el ingreso de grupos que por sí mismos no tienen capacidad de financiarse.

Pasa lo mismo con el sistema jubilatorio, una vez destrozada la reforma de 1996 que lo había equilibrado diez años después. Y por las mismas causas.

Todo esto pasó en los 15 años del FA, donde la demagogia reinó aquí como en toda la gama de beneficios sociales, donde ahora también aparecen los del Mides. Y el problema no son las inclusiones de beneficios, sino hacerlo sin la financiación correspondiente. O sea, crear déficit de todo tipo y consecuente caída de empresas prestadoras o beneficios y hasta ambas cosas a la vez.

Hoy se sigue pretendiendo sacar más beneficios y, lógica pura, sin financiarlos. O hacerlo con deudas públicas, que es lo mismo, porque hay que pagarlas luego. Y a eso lo achacan a falta de sensibilidad del gobierno, cuando en verdad es la mayor prueba de la demagogia e irresponsabilidad con que FA sigue adelante.

A cada lado que se mire los “elefantes” siguen apareciendo. Siempre estuvieron. Pero negar su existencia o atacar la denuncia era, como sigue siendo hoy, o prueba de "neoliberalismo" o la más cabal estafa perpetrada a todo el pueblo. ¿No le parece?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas