ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Final tercermundista


@|Cuando Mario Bergoglio fue elegido Papa, dijo que los cardenales lo habían ido a buscar… “al fin del mundo”. Estaba exagerando. Argentina no queda en el fin del mundo, no es el fin del mundo, pero a pesar de los que muchos por allí piensan, tampoco es: El Ombligo del mundo.  

El pueril novelón en que han convertido la final de la Copa Libertadores muestra la abrumadora diferencia entre la forma cómo se percibe así misma la nación Argentina, versus como la miramos el resto del mundo.
Los dueños de los derechos televisivos de la Copa, decidieron bautizar esta final en forma abusiva y desproporcionada como: La Final del Mundo. 

Por Dios, ni siquiera así se llama la final de la Copa Mundo, ni el Mundial de Clubes, ni ningún otro evento futbolístico que se haya organizado en la tierra. 

La Copa Libertadores es el campeonato que reúne a los mejores equipos de diez naciones Sudamericanas. No participan equipos de Centro y Norteamérica, menos de Europa, Asia, África u Oceanía. ¿Qué es importante para el mundo del fútbol? Sí, por supuesto que sí.  

Pero no debemos perder las proporciones. A esta cita acuden diez de las 211 naciones afiliadas a la FIFA, es decir el 4,73%.  

“Ni tan lejos que no alumbremos al santo… ni tan cerca que lo vayamos a quemar”. 

A esta hora no sabemos si habrá “Final del Mundo” o si en cambio, se acabará el mundo. Lo único cierto es que para aquellos que seguimos este deporte, la Copa en disputa ya no es Libertadores, ni del Mundo, ni de la Conmebol; tristemente es ahora: La final de Una Copa del Tercer Mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas