ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

¿Feminista así? Yo no, gracias



@| Me permito compartir algunas reflexiones que no puedo ni quiero callar, luego de ver el tenor de la manifestación y proclama del 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Me parece fantástico que haya un día que celebre a las mujeres y les dé el protagonismo que merecen. Sin embargo, no cabe en mi cabeza y seguramente en la de tantas mujeres que, de buena fe, participaron de la manifestación sin darse cuenta, y ahora son tantas que lo lamentan, haber sido parte y o testigos involuntarios de un tan sesgado aprovechamiento del hecho para ser politizado, radicalizado, deshumanizado, en fin absolutamente desvirtuado en su original y profundo sentido.

Si ser feminista es ir a denostar a los hombres, nuestros compañeros de ruta y volvernos sus enemigas, lo siento, paso.

Si ser feminista es ir a bastardear algo tan sagrado como la maternidad, paso.

Si ser feminista es ir a desnudar mi cuerpo a la vista de todos, perdiendo en ello mi íntima esencia de mujer que no es objeto de nadie y solo lo compartiré con quien me une un profundo lazo de amor, lo siento, paso.

Si ser feminista es ir cual desquiciada infame a lanzar pintura contra una iglesia por el solo hecho de no ser integrante de esa grey, a la cual hoy se le adjudican tantas cosas tristes y reconocidas pero no se habla, porque la buena prensa no vende, de todo lo hermoso y solidario que en el seno de ella hemos vivido quienes si tenemos la gracia de la fe, también paso.

Decía Marie Curie: “Nunca he creído que por ser mujer deba merecer tratos especiales. De creerlo estaría reconociendo que soy inferior a los hombres, y yo no soy inferior a ninguno de ellos”.

Por todo ello, celebró si el día internacional de la mujer, pero desde otra óptica, consciente que con “ellos” podemos formar un gran equipo, cada uno guardando su individualidad y respetándonos profundamente en nuestras diferencias.

Ojalá el año próximo podamos salir todos, codo a codo, a celebrar algo tan merecido y que el espíritu pueda elevarse por encima de todas las miserias que vimos el pasado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas