ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Falta de conocimiento

Soberbia vs interior desnudo


@| Pasados unos días, leyendo un semanario a nivel nacional, en el que el columnista Daniel Gianelli se refería a la situación “de los auto convocados”. Daniel Gianelli, en sus líneas expresaba que “en todos los tiempos, en todas las actividades, en todas las relaciones humanas, la soberbia suele ser muy mala consejera, sobre todo porque desnuda actitudes, características y propósitos que por lo general se pretenden ocultar”.

Cuando al retorno con la conquista de las Galias (Francia, Suiza, Benelux y Alemania) el ejército, compactado en legiones y cada una de estas conducidas por un oficial, el comandante del mismo el General Julio Cesar, se dirigía a Roma y al llegar a la orilla del “Río Rudicón”, se dirige a su colaborador inmediato expresándole : “réspice post te hominen te esse memento”, que significa mira atrás y recuerda que solo eres un hombre y a sus soldados le ordena “alea jacta est” . 

Alea Jacta est, es una frase atribuida a Gaius Iulius Caesar, por más que hay historiadores que atribuyen a dicha frase al escritor griego Menandro del siglo IV A.C y que según relatos Julio Cesar lo admiraba. La frontera de Roma D.C. estaba limitada al norte por el Río Rubicón y que el propio Senado promulgara un decreto que decía a texto expreso: “que ningún ejército romano podía cruzarlo en armas sin autorización del propio Senado”. Al momento en que Julio César logró estar al margen del Rubicón, la guardia imperial, intentó evitar que lo cruzara y es ahí que Julio César soltó su frase de Alea Jacta es y que en su traducción se señala la suerte está echada. 

El 19 de febrero quedará marcado como el día, en que la soberbia confundió al Presidente de la República, desde su interior le salió “alea jacta est”. Finalizando como lluvia de mangangás.  

La reacción de los presentes, etiquetados de ruralistas, expresaban que las medidas del gobierno central eran extremadamente insuficientes. Los reclamantes, hablan de que no hay rentabilidad, que los insumos son carísimos, que el endeudamiento no les permite sacar la cabeza, en fin.
Es cierto que los del campo, tomaron la iniciativa de movilización, y desde ahí se fueron sumando los pequeños y medianos tamberos, chacreros, arroceros, sojeros, quinteros, fruticultores , vitinicultures... además aparecieron los comerciantes, industriales, profesionales, trabajadores independientes, en el que todos han puesto el grito en el cielo sobre la presión tributaria, el precio del combustible, las elevadas tarifas, achicar el estado, reducción de los cargos de confianza en las institucionales estatales y especialmente en las intendencias, con todo esto han logrado trastabillar al “Vazquismo”, a la JUTEP , y especialmente a los Intendentes del Partido Nacional, Artigas, Tacuarembó, Maldonado, Durazno , Flores, y nuestro Lavalleja.  

El propósito de que los escucharan, lo lograron, y eso les da para caminar sacando pecho.  

Pero, ¿hasta cuándo van a caminar tan erguidos? 

Porque la historia nos dice, que en 1947 sumió como Presidente de nuestra Nación Don Tomás Berreta, oriundo y residente del departamento de Canelones, hombre de botas y bombachas, conocedor de terrones.
Desde ahí hasta hoy, nadie se ha sentado a agregar a los reclamos, el planteo de que se exija a todos los partidos políticos, contar con un mínimo de un ciudadano/a como pre candidato presidencial para las elecciones internas proveniente del Interior del país, realmente desde ahí, estará el camino a las soluciones y estará representada la sociedad profunda de nuestra República.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas