ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El falso relato


@|Una de la formas de hacer propaganda del régimen nazi, fue repetir una mentira hasta que se transformaba en verdad.

Parece que en nuestro país el F.A. quiso hacer algo similar. Todos recordamos cuando por el 2001, inventaron “que los niños comían pasto”. Luego se probó que fue una canallada.

Ya en el gobierno, el FA instaló el argumento (y tengo entendido que estaba en los textos escolares) que la dictadura empezó en 1968.

Si había dictadura, ¿cómo es posible que funcionara el Parlamento?, donde había hasta el 26/6/73, diputados y senadores del Partido Comunista y Partido Socialista; y a partir de 1971 ya como F.A., donde estaba también el grupo de Zelmar Michelini.

Se dice que el pez por la boca muere...

Otro relato falso es que los Tupamaros fueron presos políticos. Ese concepto es utilizado por mucha gente.

Vamos a ver si mi explicación es veraz:

En democracia donde funcionan los tres poderes del Estado no puede haber presos políticos, porque nadie va a la cárcel por pensar diferente al gobierno. Las personas que fueron detenidas y condenadas antes del 27/6/73, lo fueron por delitos (secuestros, asesinatos, robos, atentados). Las personas que fueron detenidas a partir del Golpe de Estado, sean ciudadanos civiles o tupamaros, si no cometieron delitos, sí son considerados presos políticos.

Un caso emblemático es el Gral. Seregni y Wilson, que fue perseguido hasta que regresó a Uruguay y lo detuvieron para que no fuera candidato, no sea cosa que les ganara. Recuerdo cuando en el Senado unas horas antes del golpe, el 26/6/73, por la noche, dijo textual: “Si el Partido Comunista y la C.N.T. quisieran, no habría Golpe de Estado”.

Esta carta pretende informar objetivamente hechos que a los jóvenes les llegan en forma flechada. No está demás conocer mejor nuestra historia reciente.

Si alguien tiene dudas y le da la nafta, que desmienta todo esto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas