ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Exportando humo


@| Ya hace unos años, un profesor de la facultad decía… “…quien no tiene un plan de trabajo, es preso de las circunstancias...”.

En un hogar, la familia de cierto modo, se organiza con los gastos de la casa, la comida, la educación, los costos de los cumpleaños y se planifican las vacaciones. Así, de esa manera, es más fácil afrontar gastos no planificados, la rotura de un electrodoméstico o un viaje por estudio.

En una empresa es fundamental tener un plan de trabajo donde se marquen metas y objetivos para determinado lapso. De esta manera se marca un rumbo más certero y cuando se plantean hechos circunstanciales se está mejor posicionado para afrontar la circunstancia.

Podríamos decir que, a escala, una casa debería de tener una planificación más sencilla, una empresa una planificación media y un país una planificación más alta.

Las reformas llevan tiempo, mejorar la educación, mejorar la política exterior, trascienden un gobierno. Se pueden aplicar medidas paliativas de corto plazo, pero las modificaciones grandes deberían trascender más de 5 años y deben ser corregidas, ajustadas o continuadas según los resultados obtenidos.

Uruguay carece notoriamente de planificación en varios puntos. Por un lado nos abrimos a nuevos mercados y por otro lado perdimos la posibilidad en el primer gobierno del FA de firmar un TLC con EE.UU., esperemos que ahora los astros se aliñen (presidente, gobierno y PIT CNT) y dejemos el amiguismo ideológico con el régimen dictatorial de Venezuela y mejoremos las relaciones comerciales con Chile al firmar el TLC.
“… quien no tiene un plan de trabajo es preso de las circunstancias…” y mejor antítesis que esas era la frase de Mujica “,…como te digo una cosa te digo la otra…” porque con gobernantes que reculan en chancletas no se hace un país en serio, y si no, nos dedicaremos a exportar humo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas