ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

El exabrupto de Michelini


@|Según pude averiguar en un diccionario, un exabrupto es una salida inesperada, fuera de tono y grosera. 

Esto se puede aplicar a la reacción que tuvo hace pocos días el senador Rafael Michelini, una salida irrespetuosa, poco adecuada y muy ordinaria, dirigiéndose a la oposición. 

Tal actitud demuestra el clima que se vive en el parlamento, clima que descalifica a tan importante ámbito y en consecuencia le quita el nivel que se merece. 

Porque convengamos que ser parte del parlamento es algo muy importante, no es como concurrir a un partido de fútbol, pese a que hay legisladores oficialistas que piensan que están en el circo romano. 

En cuanto a Michelini, es evidente que llevar un apellido ilustre no significa que se pueda estar a la altura de los acontecimientos. 

Si hacemos un raconto de su actuación parlamentaria creo que esta no ha sido sobresaliente, por el contrario, al escucharlo expone de forma que no se le entiende, casi sin argumentos de peso. 

Pero a la hora de atacar a sus pares de otros partidos, demuestra una capacidad de insultar y ofender que sobrepasa cualquier nivel de educación y respeto. 

De nada sirve que pidiera fueran borradas sus expresiones de la versión taquigráfica, porque todos lo escuchamos en los informativos, además de los que allí se encontraban presentes. 

Es muy lamentable que alguien que se supone representa los intereses de “todos los uruguayos” pueda tener tan deplorable actitud, en particular en un ámbito que debiera ser casi sagrado y de respeto. 

Pero esto demuestra la crisis que está padeciendo el sistema político nacional, donde están ausentes el sentido de democracia, de respeto por el adversario y fundamentalmente el respeto por los ciudadanos. 

Claro está que esta forma de actuación es de norma común desde el primer mandatario, seguido por ministros de Estado y obviamente por los legisladores de la fuerza política que nos gobierna, lo cual evidentemente es un pésimo ejemplo para las futuras generaciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º