ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Evaluar aprendizaje en época de pandemia


@|En este año tan particular, incidido por la pandemia ocasionada por la aparición del Covid-19, las autoridades de Primaria han impulsado la propuesta de pasar de grado a todos los escolares, sin asignarles calificaciones a cada uno de ellos.

Esta iniciativa aún no aprobada por el Codicen (órgano que tiene a su cargo la conducción de la educación pública de los niveles básicos hasta pre universitarios y técnico profesional) que debiera adoptarse “en clave de ANEP”, aún no ha sido aprobada, porque no todos los Consejeros son contestes en seguir ese criterio. Mientras alguno entiende que las calificaciones deben aplicarse como “estímulo o premio”, los académicos se inclinan por “evaluaciones formativas” o establecer una estimación de toda una “trayectoria escolar” que permita evaluar lo que el alumno haya aprendido, para así conocer cuánto le falta para alcanzar la meta.

Ya no se debería “correr” tras las notas, sino considerar lo que efectivamente se ha aprendido. Y por sobre todo, lograr la menor deserción posible, a efectos de evaluar cómo se sigue en el año próximo.

Es que la excepcionalidad de lo vivido este año en los centros educativos de la Enseñanza Pública, hace necesario volver a plantearse algo no menor, como es el tema que nos ocupa. Debe autorizarse la promoción de todos los alumnos, sin dejar repetidores a ninguno y sin asignarles una nota por la calificación de su desempeño, como hasta ahora, o por el contrario toda esta experiencia (de atrasos en horarios, ausencias, postergaciones) hace notoria la necesidad de adoptar decisiones más allá de las evaluaciones tradicionales.

Lo que deben mejorarse son los aprendizajes, en los que se logre que el alumno progrese y no quede excluido. Mucho más allá de ser sólo un número, para que las estadísticas cierren.

Lo que se pretende, es acompañar esas trayectorias educativas, sin otorgarle tanta importancia a las notas, las que sí habrán de aplicarse en los últimos años de enseñanza media y en la Universidad.

El error en que se habría incurrido es el de considerar que “todos pueden aprender todo al mismo tiempo”, lo que no resulta verdadero. Porque ha quedado comprobado a nivel de la Neurociencia, que cada alumno posee su individualidad, su especificidad, lo que supone que cada quien aprende a su ritmo y también a su manera.

Las nuevas “políticas curriculares” que se aplican en los países europeos y del sudeste asiático, buscan que se le brinde acompañamiento a los alumnos y se logre su evaluación por ciclos y no por años.

La decisión que finalmente se adopte tendrá que resultar ponderada.

Sabido es que el nuevo tipo de analfabetos, pueden presumir que todos “saben” leer y escribir, pero muy pocos adquirieron la capacidad de comprender los textos que leen, ni de comentar con sus palabras dichos textos. Lo que debiera tenerse muy presente, ya que la exclusión social se manifiesta no sólo en no asistir a la escuela, sino en no ser capaces de tal interpretación.

Lo atinente a esta tan delicada materia como es la educación y cómo evaluar los aprendizajes en estos tiempos de pandemia, resulta de especial significación al momento de conocer los ciudadanos que estamos formando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas