ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Estafa legalizada

Las jubilaciones


@| Sres. gobernantes, el dinero que reciben los jubilados no es un salario, no es una retribución, ni es una renta; ese dinero no es otra cosa que una “devolución” del ahorro obligatorio que el Estado impuso a empleados y empleadores, para que, el trabajador al llegar a la edad jubilatoria (con las limitaciones que ésta conlleva) tuviera una entrada de dinero segura que le permitiera seguir con su nivel de vida, logrado gracias a sus esfuerzos, dedicación y estudios realizados.

Claro, que al hacer ésta retención, el Estado se estaba comprometiendo a invertir ese dinero en operaciones financieras rentables, para que, esos montos dieran beneficios y se actualizaran (exactamente lo que hacen las AFAP controladas por Banco Central). El agente de retención fue siempre el BPS y todos sabemos que esas inversiones nunca existieron y que el dinero recibido fue despilfarrado, malgastado y/o destinado a otros fines que nada tenían que ver con las jubilaciones, es decir que en la actualidad, esa institución se encuentra totalmente desfinanciada, por lo que todos los ahorristas fueron estafados. Como consecuencia de esa estafa y al no disponer del dinero para el pago de las jubilaciones, se empezaron a tomar una serie de medidas arbitrarias, todas ellas destinadas a pagar lo menos posible a los jubilados, como por ejemplo, los topes jubilatorios, el IRPF –después cambiado por el IASS-, el cálculo de aumento de las franjas de ese impuesto, etc.  

A propósito del IASS (Impuesto de asistencia a la seguridad social) debo decir que es algo similar a que el patrón le saque dinero a sus empleados, para poder pagar los sueldos. ¿o no?

Actualmente el BPS recibe el 7 % de lo que se recauda por el IVA básico (22 %), para poder pagar las jubilaciones y ¡ no le alcanza! debiendo recurrir a Rentas Generales para completar el pago. Lo antedicho significa que, como los jubilados pagamos también IVA y todos los restantes impuestos, parte de ese dinero también fue sacado del bolsillo de los jubilados.

Y sigue la lista: nuestros creativos gobernantes también impusieron que las jubilaciones que superaran la primer franja de IASS contribuyeran a financiar el pago del recibo mutual de las restantes jubilaciones más bajas. No estoy en desacuerdo con la medida pero ¡por favor!, ¿ también de las jubilaciones?

Si se destapara la olla en cualquier oficina y/o institución pública, saldría un olor similar al que se sintió con Ancap y se podrían conseguir los fondos para suprimir los impuestos que se le cobran a los jubilados. El impresionante déficit fiscal actual, sólo se puede lograr con una pésima administración y nadie ve que se hayan tomado medidas importantes para palearlo.

Y para terminar, una reflexión: existe una institución con la sigla ONAJPU, que dice defender a los jubilados, que no se ha preocupado de realizar un plebiscito que modifique ésta estafa, para que finalmente se reconozca que la jubilación es sólo un retorno de un ahorro y no puede ser gravado con ningún impuesto. Y no es que no haya antecedentes al respecto, por que el Sr. L. Colotuzzo fue presidente de esa institución y uno de los promotores del plebiscito de año 1989, que, al transformarse en ley, obligó a los gobiernos de turno a pagar los aumentos de acuerdo al índice medio de salarios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º