ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Espejitos de colores


@| Hace ya 526 años llegaron los conquistadores a nuestro continente. El choque fue grande: naturaleza-civilización, jesuitas-chamanes, adelantados-atrasados, todo cambió. 

Incas y aztecas fueron desapareciendo, los que no murieron a manos del enemigo, fallecieron por enfermedades, algunos lograron esconderse de los colonizadores, pero otros terminaron trabajando en las minas junto con los esclavos traídos de África.

¡América se teñía de sangre!

El tiempo transcurrió. Algunos españoles y portugueses se quedaron, otros murieron y algunos volvieron a su país, nos independizamos.

De esos sucesos y de las inmigraciones nuestro continente hoy tiene sus frutos; pelos negros con infinidad de matices, castaños, rubios y colorados, pieles mestizas, negras y blancas, ojos redondos y achinados, personas altas y bajas; un gran abanico de genética que se traduce millones de fenotipos y colores que ni el mejor pintor puede plasmar en una obra de arte.
Guaraní, mapuche, quechua, aimará, español y portugués, están entre más de 200 lenguas que se hablan en el continente.

Tenemos, ríos, lagos, desiertos, nieve, selva, montañas, llanos y mucha tierra fértil para producir comida y alimentar a todo el mundo, pero el número de personas que sufren hambre en nuestra América y el Caribe aumentó en 2,4 millones de 2015 a 2016, alcanzando un total de 42,5 millones según la FAO.

Tenemos hidrocarburos y minerales que exportamos al mundo. La sustitución de importaciones que genera productos de alto valor agregado y mayor demanda de mano de obra en nuestro conteniente ha mejorado nuestro PBI, pero aún le falta mucho por avanzar y más particularmente en nuestro país, donde la industria se encuentra asechada por alta carga impositiva que la hace inviable frente a la libre competencia con similares extranjeras.

Tenemos escolares, ingenieros, doctoras, maestras, carpinteros, innovadores e investigadoras, pero mientras Corea del Sur y Japón destinan más del 3% de su PBI en Innovación e investigación, Uruguay destina el 0.3% (año 2017) y el país mejor posicionado de nuestro contiene, Brasil, destina el 1% de su PBI, lo que genera una fuga de cerebros a países donde las condiciones de desarrollo son mejores.

Tenemos corrupción en las más altas esferas, populistas, presos políticos, dictadores asesinos y presidentes que miran para el costado, pero tenemos justicia que tarda pero llega.

Es que América tiene eso, la naturaleza nos hizo ricos, la idiosincrasia es el mayor punto débil y es donde debemos trabajar para hacer que nuestro continente sea aún más rico en todos los aspectos y no nos sigan vendiendo espejitos de colores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
volver a todas las cartas