ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Escuela N° 235

Esperando arreglos


@| Escribo con referencia a las serias dificultades que sufre la escuela pública Nº 235, Eudoro Melo, Las Piedras, Canelones, a la que concurro dos veces al mes en carácter de colaboradora voluntaria desde el año 2011. Esta escuela en su origen formó parte de la Escuela Experimental de Las Piedras, junto con la escuela Nº 205 Sabas Olaizola. Según la maestra Mabel Piroto: (*) “Abierta a la comunidad, la Escuela Experimental de Las Piedras acompañó la evolución social y cultural de la misma durante varias décadas (…), y varias generaciones de docentes y exalumnos promulgaron su eficacia. Sin embargo, sin haber sido evaluada, la experiencia pedagógica fue derogada en varias y sucesivas etapas hasta su desaparición total…”.
En el año 2016, el edificio, diseñado por el Arq. Juan Antonio Scasso, y su parque fueron declarados Monumento Histórico Nacional en una ceremonia a la que concurrieron la ministra de Educación y Cultura María Julia Muñoz, el intendente de Canelones Yamandú Orsi, y autoridades del Consejo de Educación Inicial y Primaria y de la Comisión del Patrimonio. Ese día se declaró que el edificio (que estaba en condiciones deplorables a causa del vandalismo, y muchos años de falta de mantenimiento) se iba a restaurar totalmente e iba a pasar a ser una escuela de tiempo completo (Nº 205). Se declaró además que se iba a construir otra escuela en el mismo predio, que albergaría a la Nº 235. También se comenzó a planificar con personal del Jardín Botánico una restauración y mejoramiento del parque. Nada de esto se ha llevado a cabo.

Hoy la población de la escuela es en su mayoría del barrio CORFRISA conformando un contexto muy carenciado, con todas las consecuencias que esto implica (mala nutrición, consumo de pasta base, violencia, personas que se marginan del sistema legal, etc.).  

“Hoy es más necesario que nunca brindar un ambiente con armonía, colores que estimulen la imaginación y la percepción de belleza de alumnos que en su mayoría viven en situaciones de hacinamiento”. (**Quehacer Educativo, abril 2013).

Es por eso que quiero llamar la atención sobre las actuales condiciones que estos niños y sus familias tienen que soportar en la escuela:
1)Hace meses que la vereda de entrada sobre la calle Wilson Ferreira Aldunate es literalmente un barrial como resultado de trabajos de OSE, Antel y la comuna para la instalación de nuevo cableado. Con mucho esfuerzo la escuela logró comprar 3m³ de pedregullo para paliar la situación.
2)La escuela sufre al año entre 15 y 20 actos de vandalismo y robos. En los últimos tres fines de semana han entrado a los salones a destruir materiales y bibliotecas. El año pasado se pintó y arregló lo que se pudo, pero todos estos esfuerzos se pierden con estos ataques tan destructivos.
3)El parque de la escuela, también patrimonio histórico nacional, no es mantenido, y se ve su gradual deterioro. 

Esto para nombrar sólo algunas de las graves dificultades y carencias que tiene esta escuela. En estos siete años he visto el deterioro en las condiciones físicas y también el tremendo esfuerzo del personal por disimular estas dificultades y mantener los fines educativos.
¿Qué se puede esperar de estas familias si el ambiente físico que la sociedad les brinda para la educación de sus hijos es de tal indignidad?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º