ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Equilibrio, prudencia, sensatez y astucia


@| Ni más ni menos, esas son las cualidades y valores que viene perdiendo nuestra ciudadanía, falta de “sentido común”, el más olvidado e inoperante, hoy día. Todos queremos tener razón, nuestras posiciones, personales o de grupo, son las más valoradas y nos olvidamos de nuestro prójimo y de ponernos en la situación del otro. 

Situaciones se dan a cada instante, en forma personal o colectiva, en este caso la Lechería, conflicto de nunca acabar y algo que no debería generar dificultades de entendimiento y en nuestro caso es prácticamente insoluble.
Sin la materia prima, “la leche” , una vaca que la genera, un productor que brinda los elementos y enseres para su cría y extracción, con las dificultades y sacrificios que ello conlleva, no podrían existir la segunda etapa, que es la elaboración y la tercera, que es la venta del producto.
Si no existe el equilibrio, respeto y reconocimiento de los distintos actores, por la gestión de la otra parte, valorando sólo la nuestra, es imposible generar algo en común en sociedad. 

Es muy sacrificada la cría, sanidad, alimentación y extracción, realizada por el tambero en forma diaria y sin descanso, arreando ganado a horas de la madrugada, llueva o truene, como para menospreciar su esfuerzo y no compensarlo con un justo precio, que cubra sus dificultades económicas y le permita vivir con decoro; así como también el justo valor de la mano de obra y procesos de elaboración de los productos derivados da la misma, a cargo de trabajadores que son remunerados por sus distintas funciones, reguladas por sus ajustes salariales, en los Consejos de Salarios. 

Entiendo que el tema parte fundamental del ”valor tarifado” por el gobierno, a un producto de alimentación sin parangón, fundamental para la humanidad, en un Mundo donde muchos pasan hambre y donde mueren por desnutrición infinidad de niños a diario. 

Es inconcebible que luego de tantos años de gobierno de izquierda, donde se precia tanto la defensa de los necesitados, no se privilegie producción lechera, frente a las bebidas gaseosas, cuya materia prima es agua que tiene un costo ínfimo y los aditivos, que nunca superaran el valor nutricional de la leche y su costo, vendiéndolos a precios siderales. 

Es inconcebible que por trabas generadas en el Plenario del Partido de Gobierno, en cuanto a la subscripción de Convenios Internacionales, se imposibilite la colocación en el exterior de nuestros productos y en particular los lácteos a precios competitivos, con países que compiten con nuestra producción y que por esta razón, gozan de exoneraciones impositivas, ( proventos). 

Equlibrio, prudencia, sensatez y astucia, si Sres. es lo que se necesitan, para solucionar esta situación, de aquí en más y la astucia gubernamental para saber negociar internacionalmente quitando las trabas y así salvar de la angustia económica a las fabricas elaboradoras de leche en polvo, quesos, etc., cuyas producciones no se han podido exportar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas

º