ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Enojo presidencial

Inusual discusión


@|Posiblemente no sea el único que comente sobre el enojo fuera de lugar del Presidente Vázquez, pero no por ello se puede dejar pasar de opinar sobre el asunto.

Puede que las expresiones de un colono enojado no fueran las más oportunas, pero no dejaron de tener su fundamento, si tenemos en cuenta que no se les permitió la entrada en la reunión de Vázquez con los productores autoconvocados, en el Ministerio de Ganadería.

Obviamente fueron las expresiones de un ciudadano cansado de escuchar discurso tras discurso, viendo que las promesas no llegan, que las palabras presidenciales son únicamente para la prensa.

Pero tampoco fue oportuno, y mucho menos dignas de un Presidente, las expresiones y actitudes del Dr. Vázquez, Presidente de la República, Presidente de “todos los uruguayos”.

No lo conozco lo suficiente para aseverar que es mentiroso, pero evidentemente le dolió mucho que alguien se atreviera a desafiarlo, que le dijera lo que se escuchó, aunque después no se animara a reafirmarlo.
Ciertamente no estuvieron a la altura de un primer mandatario el tono desafiante y patoteril que mostró, diciendo “escuchame hermano, no soy mentiroso, decime en la cara que soy mentiroso”, además de asumir una actitud desafiante, casi de pelea.

Quizás él no mienta, pero el resto de su gabinete deja mucho que desear, y si le puedo decir que dan vergüenza y hasta son capaces de mentir.
Realmente vergonzoso el ejemplo presidencial, máxime en estos tiempos de extrema violencia que estamos viviendo.

No me imagino a los Presidentes Sanguinetti, Lacalle y Batlle encarando una situación similar en los términos que todos vimos; por el contrario, estarían a la altura de los acontecimientos y buscarían una salida de diálogo en forma civilizada y con nivel.

Lo que pasa es que estos presidentes son políticos de raza y de tradición, lo que demuestra que hacer política no es para cualquiera.

Por lo tanto, ser Presidente de la República, con letras mayúsculas, tampoco es para cualquiera; hay que estar a la altura de los acontecimientos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
volver a todas las cartas